El Arzobispado luchará contra Xàbia en los juzgados para retener la iglesia

La Diócesis valenciana no renuncia a su propiedad e insiste en que el templo de San Bartolomé es «del pueblo de Dios» El cura del municipio recibe el apoyo de diversos cargos religiosos

LUCÍA RONDA| XÀBIA
REIVINDICACIÓN. Vecinas de la población ante el templo de San Bartolomé, con carteles de protesta contra lo ocurrido. /JOSÉ IGLESIAS/
REIVINDICACIÓN. Vecinas de la población ante el templo de San Bartolomé, con carteles de protesta contra lo ocurrido. /JOSÉ IGLESIAS

La decisión del Ayuntamiento de Xàbia en acuerdo unánime de pleno de luchar por la propiedad de l la iglesia fortaleza no varía ni un ápice la seguridad del Arzobispado al asegurar que el templo de San Bartolomé debe estar entre sus bienes.

«Seguimos defendiendo que esta iglesia es de todo el pueblo de Dios», indicaron fuentes oficiales, que justificaron su postura en que el edificio «no es una ermita, sino un templo parroquial y lo ha sido desde siempre».

La Diócesis está al tanto de la decisión municipal de iniciar las acciones legales necesarias para recuperar la titularidad pública de la fortaleza y también se prepara para presentar batalla. Desde el Arzobispado admiten que ya han puesto el caso en manos de sus servicios jurídicos y que se está acopiando toda la documentación correspondiente «por si hay que demostrar la propiedad en caso de un pleito».

Las mismas fuentes admiten que la Diócesis ha seguido a través de los medios de comunicación la polémica generada desde que trascendió que se habían escriturado y tomado «pleno derecho» del edificio haciendo uso del artículo 206 de la Ley Hipotecaria.

Al respecto declinaron hacer cualquier valoración de lo ocurrido y se limitaron a manifestar que «respetamos las opiniones de todos», pero «es nuestra obligación hacer lo que nos marca la ley del Patrimonio» y que escriturarse el templo de Xàbia «no es nada fuera de lo habitual».

Asimismo, la Diócesis valenciana quiso mostrar su total apoyo al párroco de San Bartolomé, Vicente Gilabert, ante estos complicados momentos. De hecho, la tarde del jueves fue visitado por el vicario episcopal. Desde el organismo religioso añadieron que «ha sido el Arzobispado quien ha hecho la certificación de propiedad» y que el sacerdote ha actuado según las indicaciones dadas.

Todo un sínbolo

La iglesia de San Bartolomé Apóstol de Xàbia es un símbolo de la villa. Engarzada en pleno centro histórico y forjada en la típica piedra tosca es testimonio vivo de la historia local y, además de su uso religioso, ha servido como elemento de defensa a los xabieros.

La disputa por su titularidad está servida pero siguen sin aparecer las mínimas noticias de la esperada reforma que desde hace casi dos décadas reivindican en Xàbia. Si las promesas institucionales hubieran sido ciertas haría más de un año que el templo, declarado como Bien de Interés Cultural, hubiera recuperado su esplendor.

La cubierta está muy dañada y las filtraciones de agua estropean cada vez más su estructura. El campanario también aguanta de milagro y hace tiempo que dejó de tañer «la grossa» por temor a desprendimientos.

Desde 2006 está pendiente de empezar un proyecto de restauración cifrado en más de dos millones de euros que iban a cofinanciar Caja Madrid y la Conselleria de Cultura, a través de la Fundación La Luz de las Imágenes. La intervención integral del templo, que fue construido en el siglo XVI por el arquitecto Domingo Urteaga, comprenderá la restauración de las cubiertas y la redefinición del sistema de evacuación de aguas para evitar las filtraciones en el interior de la iglesia.

Además, se intentará recuperar el perfil de las almenas en el tejado, evitar la descomposición de los sillares de la torre del campanario y recuperar el trifario.

Fotos

Vídeos