Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

La Marina

La Marina

El ejecutivo asegura que ha sabido por los medios de comunicación que el Arzobispado se ha registrado en propiedad la iglesia fortaleza del pueblo
23.09.09 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
A tenor de las declaraciones de los representantes municipales de Xàbia, el Arzobispado ha llevado en total secreto el registro en propiedad de la iglesia fortaleza de San Bartolomé.
Ayer, el alcalde, Eduardo Monfort y la regidora de Cultura, Francesca Gil, aseguraban haberse enterado de la complicada situación a través de los medios de comunicación y preferían no hacer valoraciones hasta contrastar el hecho con documentos oficiales.
Lo que sí tienen claro a priori es que tratarán de recuperar la titularidad del emblemático edificio que preside el centro de la villa desde hace más de 500 años. Para ello, según indicó el munícipe lo primero será «aclarar la situación real del registro» y revisar en los archivos municipales la documentación para esclarecer por qué desapareció el templo del inventario de propiedades del Ayuntamiento allá por los años 50.
Quien sí ha reaccionado rápido es el PSPV local, que presentó ayer una moción en la que hace un exhaustivo seguimiento que demuestra que la propiedad siempre ha sido pública y exige al Consistorio que haga valer este derecho ante los Tribunales en defensa de su patrimonio.
Asimismo, los socialistas añaden que el Ayuntamiento «debe tomar la iniciativa y utilizar el mismo derecho que le confiere el propio artículo 206 de la Ley Hipotecaria para inmatricular los bienes que carezcan de titular registral y pertenezcan al patrimonio público».
Sin embargo, fuentes especializadas consultadas por LAS PROVINCIAS daban pocas esperanzas de que el apunte quede fácilmente sin valor a no ser que el propio Arzobispado «al igual que ha pedido el registro de la propiedad de la iglesia acceda a desistir de él».
Las mismas fuentes apuntaban que la otra opción es la vía judicial. «Cualquier persona que se considere afectado puede instar un pleito, pidiendo que se revoquen las escrituras siempre que pueda probar que la propiedad es de otro titular».
Eso sí, ya previenen que estos pleitos «son muy difíciles de ganar» porque un inventario municipal «se toma como un indicio y no una prueba definitiva», señalaban fuentes autorizadas en la materia.
El caso ha despertado un gran malestar vecinal, que no comprenden qué necesidad tiene el Arzobispado de generar problemas en un municipio que nunca ha puesto en duda el uso religioso que se le da al edificio construido en 1513 bajo la dirección de Domingo de Urteaga.
Reacción del CVC
Desde el Consell Valencià de Cultura también se abordó la polémica reseñando que la problemática con los bienes de la iglesia «es constante». «Esta no asume que tenemos una Constitución y unas normas en materia patrimonial, considerando sus bienes como sólo de uso religioso e ignorando su valor patrimonial y cultural» a pesar de que la mayoría de edificios «han sido el resultado de siglos de aportaciones de la gente y los pueblos».
También fuentes jurídicas pusieron sobre la mesa que hay sentencias que califican de «dudosa constitucionalidad» el artículo 206 de la Ley Hipotecaria que ha utilizado el Arzobispado para escriturarse la parroquia xabiera.
No en vano, es un procedimiento privilegiado del que sólo pueden servirse las Administraciones Públicas y la iglesia católica «a la que equipara con el Estado», dejando fuera a otras confesiones que se practican en España.
Paradójicamente, mientras se pelea por la propiedad de la iglesia fortaleza de San Bartolomé, nadie parece preocuparse por garantizar su pervivencia.
Ayer, el párroco Vicente Gilabert colocaba en solitario las clásicas lonas sobre los bancos de madera para evitar su deterioro por el agua de lluvia que se filtra por las goteras que cada día ganan terreno a la espera de que se rehabilite la cubierta.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS