Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Costera

La Costera

El arzobispo de Valencia Carlos Osoro y el obispo Rafael Sanus oficiaron el funeral en la iglesia de Sant Llorenç
09.09.09 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Alberic despide con tristeza a Mossén Antoni Sanchis
FUNERAL. El arzobispo de Valencia y el obispo Rafael Sanus despidieron ayer a Mossén Antoni Josep Sanchis. /FRANCISCO GARCÍA
Decenas de vecinos de Alberic despidieron ayer, en la parroquia de Sant Llorenç Màrtir, a Mossén Antoni Josep Sanchis Martínez, quien ejerció durante 25 años como capellán del Hospital General de Valencia.
El funeral, presidido por el arzobispo de Valencia, Carlos Osoro, y por el obispo Rafael Sanus, contó con la presencia no sólo de sus familiares, también de unos 40 sacerdotes, de las autoridades locales, del secretario del Consell Valencià de Cultura, Jesús Huguet, y de los vecinos de Alberic.
Parte de la misa por el descanso de su alma se celebró en valenciano a pesar de que el arzobispo de Valencia es natural de Oviedo. De hecho, sí algo se destacó durante la homilía en honor a Antoni fue el gran esfuerzo y empeño que puso por valencianizar la iglesia.
Y es que Mossén Antoni Sanchis, nacido en mayo de 1923, será recordado siempre por su vocación y su fe en la iglesia y en Dios.
En sus años mozos, fue un joven muy activo, decidido y deportista; y cuando todavía era un chaval, descubrió su vocación sacerdotal. Fue entonces cuando decidió ingresar en un seminario, donde siempre destacó por ser un magnífico estudiante. Fue así hasta que en 1946 fue ordenado sacerdote aunque después, amplió sus estudios en la universidad Pontificia de Comillas.
Durante 25 años, mossén Antoni desempeñó su vida pastoral como capellán en el Hospital General de Valencia, en el que dejó grandes e innumerables amigos.
Además, también dejó sus huellas no sólo como sacerdote sino también como persona, en las localidades de Alcàntera de Xúquer, Gavarda, Beneixida y Benimuslem, de las que fue párroco; y en Benimuslem, también fue nombrado administrador parroquial del templo de la Purísima Concepción.
Por otra parte, no sólo fue consiliario de la Federación Católica de Padres de Alumnos y del movimiento juvenil de Acción Católica sino que, además, desde 1961 hasta 1973, fue delegado Episcopal para las Vocaciones, según declaraciones del Arzobispado.
Libro autobiográfico
Conocido como 'Tono' por sus amigos, a sus 70 años escribió un libro autobiográfico, titulado como 'Despullament eclesiàstic d'un mossén septuagenari', que siempre defendió la introducción del valenciano en la liturgia.
Por ello, y por su bondad era admirado por sus familiares, especialmente por sus sobrinos, que presidieron el duelo.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS