Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Vida y Ocio

Vida y Ocio

Suera y Polinyà del Xùquer, últimos municipios de la Comunitat donde se fabrica el refresco del verano
31.08.09 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
En algunos sitios se le conoce como 'llimonà', en Morella como 'graciosa' y en la mayoría de pueblos como gaseosa, pero sin lugar a dudas, es uno de los refrescos del verano que más triunfa y que pasa a ser una 'clara', si se combina con cerveza, y 'tinto de verano', si se añade al vino.
En la Comunitat Valenciana seguro que muchas personas mayores recuerdan la figura del 'llimoner' que preparaba la bebida gaseosa y la llevaba en burro, carro o bici hasta la puerta de casa, una tradición que luego heredaron las pequeñas empresas que fabricaban este producto refrescante y que presentaban, primero en sifón y luego, en botellas de cristal con tapón de porcelana y brida e incluían una litografía.
De los cientos de marcas que se pusieron de moda, como gaseosa 'Yola' (en la zona de Alcoy) o 'Rosa Noviembre' y 'Arrufat' (en Castellón), pocas son las que han resistido las agresivas publicidades y técnicas de márketing de grandes marcas de refrescos de cola, por no hablar de la moda ahora de las bebidas isotónicas o las light. A pesar de ello, las gaseosas de hoy día siguen buscando mercado sustituyendo, por ejemplo, el azúcar por edulcorantes.
Cierres
Sin ir más lejos, una de las gaseosas que se fabricaba en Sueca, la marca 'Konga', desde este verano ha dejado de relizarse en Valencia, puesto que la producción se ha centralizado en Zaragoza.
En Castellón, en 2001, cerró la fábrica '3B', que los hermanos Tomás, Juan y Teodoro heredaron de su padre y que siguieron preparando con entusiasmo hasta 2001. «Se fundó en 1925 y, como ahora somos muy mayores, hemos cerrado», detalla Teodoro Barreras. Desde Sant Mateu distribuían a Morella, Torreblanca, Vinaròs, Villafranca de El Cid o Pobla Tornesa. «Todavía recuerdo cuando mis antepasados iban primero a caballo por los pueblos recogiendo las botellas casa por casa», añade Teodoro.
En la provincia de Castellón llegaron a haber en épocas doradas casi un centenar de marcas, ahora, sólo queda una y se encuentra en la localidad de Suera, a 20 kilómetros de Villarreal y a 8 kilómetros de Onda. La gaseosa se comercializa con el nombre de 'La Flor de Espadán' y está ahora regentada por Pascual Ballester. «Producimos 20 ó 30 mil cajas al año, unas 50.000 botellas al año. Llegamos a la sierra de Espadán, Alto Palancia, la Plana de Castellón y Valencia».
Esta pequeña empresa familiar sigue apostando por la ecología, con la utilización de botellas de cristal retornables y con tapones de brida, de los de toda la vida, «las botellas las tapa un operario, una a una, como antes», explica Pascual Ballester.
Material de colección
Este vecino de Suera heredó la empresa de sus suegros, José Pujades e Isabel González. «Ellos compraron tres marcas. Por una parte, 'La Flor de Espadán', que era de la familia Martí, y 'El Cid' y 'Riscana', que se hacían en Azuébar», según Ballester.
El empresario asegura que siguen con las gaseosas por amor propio, «aunque nos sentimos en peligro de extinción, porque sólo podemos distribuir en los ultramarinos que quedan y en bares, restaurantes y hoteles, no tenemos sitio en las grandes superficies».
Ballester conserva toda la maquinaria antigua, camiones de reparto, cajas y botellas «con el número de teléfono número 6», apunta. Además, recientemente los seguidores de la serie 'L'Alqueria Blanca' han podido ver sus botellas de gaseosa en algunos de sus capítulos. «Y no son pocos los coleccionistas que buscan botellas de gaseosa antiguas por toda España», afirma.
En Polinyà del Xùquer también siguen apostando por la tradición con 'La Flor del Xùquer'. «Antiguamente se vendía casa por casa. Se iba en carro pequeño y con una trompeta gritando 'el limonero'», explica Luis Cebolla, de la cuarta generación, aunque sigue trabajando junto a su padre Salvador. «Comenzó el padre de mi abuela y lo que pensamos durar...», comenta orgulloso Luis.
Empezaron vendiendo casa por casa, «entrabas hasta la cocina, para dejarla en la nevera. Vendíamos en Benicull, Albalat, Riola, y ahora llegamos a Málaga, Murcia, Alicante y Castellón y suministramos productos a otras marcas». «Ahora todavía hay gente que nos pide las botellas de cristal y brida», argumenta Cebolla. Aunque no vende a través de internet, sí aprovechan este escaparate virtual para mostrar el producto.
Otras firmas que siguen manteniendo la marca son 'La Senyera', 'Dugarref' y 'La Amistad'.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS