Espinosa no descarta un trasvase del Tajo desde Extremadura

La ministra afirma que la transferencia se realizaría según la oferta y la demanda La conducción se planificará una vez elaborados los planes de cuenca de los ríos

EFE| MADRID/VALENCIA
Espinosa no descarta un trasvase del Tajo desde Extremadura

La ministra de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, Elena Espinosa, no descarta realizar un trasvase del curso medio del Tajo, en Extremadura, para el abastecimiento de Alicante, Murcia y Almería.

Esa transferencia se realizaría una vez elaborados los respectivos planes de cuenca de los ríos, que deben finalizarse en 2010, y también «en función de la oferta y la demanda», afirmó Espinosa.

No obstante, la ministra matizó que el Ministerio no contempla el trasvase de agua desde Extremadura hasta la Comunitat Valenciana, Murcia y Almería como «un proyecto aislado» e insistió en que no lo está estudiando en estos momentos.

No es esta la primera ocasión en la que se habla del trasvase del Tajo al Segura. La primera de ellas fue en agosto de 2006 y se barajaba realizar la conexión desde el embalse de Azután, situado entre Badajoz y Toledo, hasta La Roda, en Albacete, por donde pasa la tubería de la transferencia entre ambos ríos.

En agosto del verano pasado el conseller de Medio Ambiente, García Antón, y el de Agricultura de Murcia, Antonio Cerdán, se reunían con el secretario de Estado de Agua, Josep Puxeu, para analizar la conexión del Tajo con el Segura desde Extremadura. En octubre pasado Puxeu reconoció que un trasvase desde la presa de Valdecañas, en Cáceres, con La Roda, en Albacete, sería una buena opción.

La ministra Elena Espinosa dijo, no obstante, que la prioridad del Gobierno es disponer de agua suficiente para abastecer no sólo el consumo humano, sino también «todas y cada una de las actividades económicas que lo demanden».

Para ello, el Ejecutivo sigue apostando por la desalinización, que en 2011 permitirá obtener 850 hectómetros cúbicos anuales de agua, 125 hectómetros más de lo previsto inicialmente.

Además, el Gobierno está trabajando en la eficiencia con iniciativas como la utilización de aguas regeneradas para la limpieza de calles, el riego de jardines o la agricultura, una medida que permitirá hacer «un aprovechamiento prácticamente integral» de este recurso en determinadas zonas. Estas son unas prácticas que se desarrollan en la Comunitat Valenciana.

Espinosa explicó que estas medidas de ahorro de agua contribuirán a mejorar los caudales ecológicos de los ríos y a recuperar los acuíferos sobreexplotados.

Otra de las medidas de eficiencia en las que Espinosa reconoció que hace falta «un esfuerzo adicional» es la reparación de las redes públicas de abastecimiento, ya que, según el Instituto Nacional de Estadística, en 2008, las fugas, roturas y averías de estas canalizaciones ocasionaron la pérdida de 790 hectómetros, un tercio del agua que consumieron los hogares españoles.

Poco más de un año después de ponerse al frente de un Ministerio que unía las competencias de Medio Ambiente y de Agricultura y Pesca, Espinosa calificó de «muy buena» la experiencia.