Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Más Actualidad

20.07.09 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Azorín y la sublimación de lo valenciano
/MARTÍN FORÉS
Mestre en gai saber» es el título que recibe el poeta en lengua valenciana que obtiene tres galardones poéticos (entre ellos la flor natural, la rosa roja) en los Jocs Florals de la Ciutat i Regne de Valéncia, y «honorable escritor» el autor premiado tres veces por sus trabajos en prosa sobre investigación histórica, lingüística, social, económica, etnológica, etcétera, escritos en valenciano o castellano si no hay indicación expresa.
Desde su inicio, en 1879, este singular concurso literario se ha convertido en indiscutible «sembrador de valencianía». Como en el presente año los Juegos Florales alcanzan su CXXVI edición, oportuno será aclarar que a lo largo de su historia sólo se suspendieron en cinco ocasiones por circunstancias excepcionales: en 1884 y 1890, a consecuencia de la epidemia del cólera, y en 1936, 1937 y 1938 debido a la guerra civil española.
En el seno de Lo Rat Penat, asociación cultural impulsada por auténticos «amadors de les glories valencianes», constituida en la trascendental noche del 31 de julio de 1878 en el pabellón instalado por el Ayuntamiento en el paseo de la Alameda durante la Feria de Julio, confluían (y rivalizaban) «poetes d'espardenya» (llamados así los vinculados a partidos políticos de la izquierda), encabezados por Constantino Llombart (principal artífice de la fundación de la entidad), y «poetes de guant» (los adscritos a partidos de la derecha), capitaneados por Teodoro Llorente, el patriarca de la Renaixença valenciana, fundador de LAS PROVINCIAS. «Uns i atres entengueren que els Jocs Florals havien de ser l'acte culminant de l'activitat anual de Lo Rat Penat», afirma Mariví Ferrandis Olmos en la 'Historia de Lo Rat Penat', monumental obra de 824 páginas dirigida por Federico Martínez Roda en 2000. «Era com si els poetes d'espardenya consideraren que era precís un acte a l'estil dels poetes de guant, com si fora la garantía de prestigiar la llengua valenciana, tema que els preocupava profundament.»
En los primeros Juegos Florales (celebrados, como queda consignado, en 1879, en el Teatro Principal) fue designada reina María Llorente Falcó, hija de Teodoro Llorente Olivares, que resultó ser el poeta galardonado con la flor natural, máximo premio que el autor ofrecería a la reina, estableciéndose así un ritual que desde entonces permanece inalterable.
La poesía premiada en aquella inolvidable ocasión llevaba por lema «A la Reina de la Festa», y comenzaba así: «Oh Reyna de la Festa, jo no't conech encara; / mes sols a tú llöarte mon cant caprijós vol: / Aixís l'au matinera, quan l'alba el cel aclara, / com si les glòries totes del jorn adivinara, / avans de que'l sol ixca, ya està cantant al sol». En cuanto al compromiso de mantenedor, tal cometido lo ejerció el propio presidente de Lo Rat Penat, Félix Pizcueta, periodista y escritor y elocuente orador, quien, a pesar de su posición ideológica como destacado dirigente progresista y diputado durante el Sexenio Revolucionario, subrayó: «Cuant es donà principi en alegre festa a la societat que presidesc, tingui l'honra de declarar que ni en molt ni en poc s'hi oposava a la magnificencia de la unitat nacional; que els nostres proposits s'hi reduien unicament a buscar en la historia que pasà les glories de esta patria valenciana en les lletres, en les sencies i en les arts». Y concluyó con este apasionado grito: «¡Tot per Valencia, i Valencia per a Espanya!».
A lo largo de las ciento veintiséis ediciones de los Juegos Florales han resultado premiados poetas e investigadores de suma relevancia, entre los que figuran, además de los mencionados Llorente y Pizcueta, nombres tan representativos de las letras valencianas como José Aguirre Matiol, Constantino Llombart, Ramón Andrés Cabrelles, Maximilià Thous, Francisco Caballero Muñoz, Francisco Puig Espert, Josep Bayarri, Carles Salvador, Jesús Morante Borrás, Enrique Durán y Tortajada, Salvador Roda Soriano, Bernat Artola i Tomás, Francisco Almela y Vives, Martín Domínguez Barberá, Joan Valls Jordá, Joaquim Sendra Navarro, Anfos Ramon i Garcia (el más galardonado de la historia), Vicent Andrés Estellés, Pere Delmonte Hurtado, Josep Meliá Castelló, Jaume Bru i Vidal, Xavier Casp, Amelia Comba (nuestra admirada colega, profesora y cronista oficial de Algar del Palancia, la primera poetisa que obtuvo la flor natural, en 1986), Chimo Lanuza, Donís Martín...
En cuanto a los mantenedores, la lista incluye a insignes personalidades de la historia de España, de la vida política valenciana y del mundo cultural, económico y financiero, como Cirilo Amorós, José Cristóbal Sorní, Pi i Margall (cuyo discurso, en 1891, leyó Vicente Blasco Ibáñez), José Canalejas, Francesc Silvela, Niceto Alcalá-Zamora, Rafael Altamira, José Millán Astray, Manuel Sanchis Guarner, José María Pemán, Esteban Bilbao, Eduardo Aunós, Miguel Abriat Cantó, Eugenio Montes, Luis B. Lluch Garín, Joaquín Calvo Sotelo, Baltasar Rull, José J. Viñals Guimerá, Baltasar Garzón...
Respecto al cartel gráfico, será a partir de 1983, en que se conmemora con toda solemnidad el cien aniversario del certamen, cuando adquiere la importancia de que goza ahora, figurando entre sus autores artistas valencianos del prestigio de Rafael Raga, Vicent Tortosa i Biosca, Joan Reus, Armando Serra, Josep Lacreu, José Luis Macías, Enric Calvo, Yolanda Pérez, Martín Forés, Vicent Ramón Pascual...
Editado el cartel correspondiente a la presente convocatoria (obra en la que Martín Forés ha tenido el acierto de dedicar un precioso recuerdo homenaje a la Exposición Regional Valenciana de 1909), los poetas y escritores que deseen optar tanto a los premios ordinarios como extraordinarios pueden presentar sus trabajos hasta el 15 de octubre.
Como afirmó nuestro sin par literato Azorín, testigo de excepción en las justas poéticas de 1897, y recordaba en su parlamento el llorado presidente de Lo Rat Penat Joan Gil Barberá, en el año del centenario, «los Juegos Florales de esta tierra son como la sublimación de lo valenciano, y están centrados en tres puntos clave: la reina, el mantenedor y el poeta».
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS