Bailes de salón

FERNANDO MARTÍNEZ CASTELLANO

Debo de estar haciendo mayor a una velocidad de esas que quitan puntos. Esto hay que frenarlo. Después de haber hecho la prueba del ayuno prolongado que tan buen efecto ha causado en los monos longevos, no voy a tener más remedio que pedir consejo, a los sabios, para que me orienten sobre los remedios que invierten el calendario.

No creo que transite solitario en ese camino en el que no entiendes todo lo que contemplas. En este pasado mes de junio leímos una magnífica columna de Pérez Puche acerca de ese proyecto, como otros que de ahí no pase, de ponerle una tapadera a la Plaza de Toros. Remataba, Paco, reflexionando sobre la extraña e intercambiable utilización que se hace en Valencia de los espacios públicos.

El rizo del rizo, la sorpresa de las sorpresas, creo que llegó la semana pasada cuando en la plaza de la Virgen, se celebró una exhibición o un concurso de bailes de salón. Al leer la noticia, al ver en las fotografías media plaza ocupada por un gigantesco tablado y enormes altavoces, no sé porqué, o si que lo sé y mucho, se me erizaron los pelillos de la nuca.

Recordé, y rebusqué en Internet, y releí el artículo de Puche y pensé: "Te quedaste corto, amigo". Después estuve un buen rato pensando en lo que escribí arriba en el primer párrafo, "te estás haciendo viejo" me dije. Es verdad y no es verdad.

Lo de llamar la atención el uso de la Plaza de la Virgen como contenedor de todo tipo de saraos creo que no es cuestión de edad, creo que es cuestión de un mínimo de gusto, de un mínimo de calentarse un poco la cabeza y clasificar las galas que se pueden ofrecer y fijar el espacio adecuado para cada una de ellas.

Seré un anticuado del año que quieran, insisto que no, pero no creo que precisamente la plaza de la Virgen sea el lugar más correcto para andar con idas y vueltas al ritmo de cumbias, tangos, ballenatos, cha-cha-chas, salsas y alguna que otra rumba.

No sé que cara se les debió de quedar a los apóstoles en su Puerta en la Catedral. ¡Que se vayan acostumbrando, pues lo próximo igual es la final de Fama!