Médicos de ambulatorios de tres comarcas dimitirán si no mejoran sus condiciones

El cese voluntario dejaría sin asistencia de urgencias extrahospitalarias a casi 150.000 habitantes cercanos a Manises

M. J. CARCHANO| VALENCIA
MANISES. Un médico atiende a una paciente en Manises. /LP/
MANISES. Un médico atiende a una paciente en Manises. /LP

Una treintena de médicos de tres comarcas, Camp de Túria, l'Horta y la Hoya de Buñol, están a punto de presentar su baja voluntaria como facultativos de urgencias de los centros de salud. La razón es que la empresa de la que ahora dependen, la UTE Sanitas-Ribera Salud, titular del Hospital de Manises, no les quiere mantener sus condiciones laborales, las que estaban pactadas con la Conselleria de Sanidad.

«Hace dos meses que estamos esperando una llamada, una reunión. No aceptamos las condiciones laborales, que nos obligan a trabajar más horas por menos dinero», decía uno de los médicos afectados ayer por la mañana, cuando celebraron una asamblea en la que decidieron, en bloque, presentar su cese voluntario, que se haría efectivo el próximo 5 de agosto.

Según el sindicato CSI.F, si 30 facultativos renuncian a sus puestos de trabajo, «casi 150.000 personas se van a quedar sin personal de urgencias extra hospitalarias que los atiendan en sus municipios desde las tres de la tarde hasta las ocho de la mañana del día siguiente o las 24 horas durante domingos y festivos».

Los médicos de urgencias de los centros de atención primaria se habían constituido en una plataforma para defender sus derechos laborales, después de que, llegado el 1 de julio, cuando tenían que pasar a depender del nuevo departamento de salud de Manises, no tuvieran noticias de su nueva empresa. «No sabemos de quién dependemos. La última nómina nos llegó de la Conselleria, pero no sabemos la próxima», decía otro de los facultativos.

Reacción del hospital

La reacción del hospital de Manises llegó por la tarde. Antes de que pasaran ni siquiera 24 horas desde la amenaza de los médicos, que iban a dimitir en una semana, un alto cargo del centro se puso en contacto con los facultativos y, en un comunicado enviado, aseguraron que habían llegado a un «acuerdo satisfactorio entre ambas partes».

El hospital de Manises dejaba claro que los médicos iban a ser contratados de manera «fija e indefinida». Sin embargo, los facultativos explicaron que la contratación no era uno de los puntos conflictivos, y que solamente se había desbloqueado una cuestión considerada «innegociable» para la empresa anteriormente, como es el reconocimiento de la nocturnidad para que las horas se contabilicen de forma distinta a las que se realizan en horario diurno.

De momento, los médicos no se fían y quieren ver plasmado en un documento firmado por la empresa todas las condiciones que habían solicitado. El CSI.F desmintió incluso cualquier acuerdo. Será el próximo lunes cuando se celebre la asamblea entre las dos partes. «No somos los únicos que recelamos de la empresa del hospital de Manises. La población tampoco se fía y sigue acudiendo a otros hospitales públicos de Valencia», dicen desde el CESM.