Los dibujos de Sorolla no enganchan

Christie's sólo logra vender tres de los doce lotes subastados en Londres y por el precio mínimo

E. P. R.| VALENCIA
BUEYES. Uno de los tres dibujos de Sorolla vendidos, por 12.000 euros, realizado en lápiz. /LP/
BUEYES. Uno de los tres dibujos de Sorolla vendidos, por 12.000 euros, realizado en lápiz. /LP

La colección de dibujos realizados en lápiz por Joaquín Sorolla que la casa Christie's sacó ayer a subasta no enganchó a los compradores de arte, al menos a la vista de los resultados de la puja celebrada en Londres. Sólo tres de los doce lotes -incluían veinte dibujos del pintor valenciano- llamaron la atención suficiente para que alguien levantara la mano para adjudicárselos. Y se colocaron por el precio mínimo al que salían a subasta. Un revés para un autor que está acostumbrado a generar cifras millonarias en el mercado del arte.

Los tres lotes que se vendieron eran los más atractivos y de mayor calidad, según explicaron fuentes de Christie's. Uno de ellos, el que tenía el mayor precio estimado de toda la colección, representaba a una pareja de bueyes. Se vendió por 12.000 euros, el precio de partida, que colocaba una horquilla máxima de 17.000 euros. Uno de los alicientes de la obra (datada en 1903) es, según el catálogo, el parecido que guardan las reses con las plasmados por Sorolla en su óleo 'La vuelta de la pesca' (1894), en la que muestra a un tiro de bueyes sacando una embarcación del mar.

En la puja sobre dibujos y acuarelas del siglo XIX, que alcanzó un volumen de ventas superiores a los 500.000 euros, se adjudicaron otros dos diseños en lápiz del artista valenciano, ambos por 2.300 euros. El primero retrata a la hija de Sorolla, María, bailando flamenco. Datado en 1898-1899, la pintura está relacionada con otra obra del valenciano, 'Esta noche es Nochebuena' (Instituto Gómez-Moreno, Fundación Rodríguez-Acosta), según consta en el catálogo. También por la mínima (2.300 euros) se vendió el lote formado por tres representaciones de estudio, una en la que plasma a dos cubanos.

Da la casualidad que los únicos lotes que se vendieron de Sorolla fueron los primeros en salir a subasta. Junto a ellos figuraban otros 9, que tenían un precio de partida entre los 1.200 y los 4.500 euros, en los que el artista plasmaba varias madres con sus hijos, a los pescadores de las playas de Valencia, o a una mujer, posiblemente su esposa, recostada en un sofá, según consta en el catálogo de la subasta.

Pese a los precios «muy asequibles» de los sorollas, estos se quedaron sin nuevo dueño. «El dibujo en Sorolla es muy importante, porque es un artista que valoraba mucho la pequeña idea», explicaron desde Christie's al presentar la subasta. Tal vez, en el subconsciente de los potenciales compradores reunidos en Londres pesó justo lo que los responsables de la casa querían evitar: «Una obra en papel no es una obra menor». Pero el precio estimado ya marca diferencias, entre 1.200 y 17.000 euros, cuando el último lienzo de Sorolla vendido en esta casa londinense, 'La playa de Valencia, alcanzó los 726.000 euros.