Faringoamigdalitis aguda

EXPLORACIÓN. La maniobra exploratoria es la mejor forma de hacer el dignóstico. /lp/
EXPLORACIÓN. La maniobra exploratoria es la mejor forma de hacer el dignóstico. /lp

En la exploración que realiza el pediatra, el hecho de meter el «palito» en la boca del paciente, es un proceder que a todos les molesta y a algunos les aterra, y cuando entran en nuestro consulta, sólo saben decir «la boca no, la boca no». Desgraciadamente esta maniobra exploratoria es fundamental ya que las causas de infecciones en los niños o en las niñas se suele asentar en las amígdalas por lo que deberemos de realizar la visualización de las mismas antes de terminar la exploración general, como último proceso por lo angustioso que resulta. Al verlas podemos constatar que son grandes o pequeñas, no guardando relación el tamaño de las amigdalas con la repetición de procesos infecciosos asentados en ellas, aunque lo normal es que un niño o niña con amigdalitis de repeticón, el tamaño de las mismas sea grande. Es importante el oirle hablar ya que muchas veces solo con eso podemos constatar que padece una inflamación a dicho nivel escuchando la voz «gangosa» que suele emitir.

La faringoamigdalitis aguda es uno de los procesos más habituales, siendo la causa más frecuente de prescripción de antibióticos en nuestro medio, la mayor parte de veces de forma erronea ya que sólo un 20% de los casos corresponden a etiología bacteriana, el restos son virus que no curan con antibióticos. La bacteria más comun es el streptococo beta-hemolitico del grupo A, causante de una amigdalitis con placas de pus muy típica y facil de reconocer, existiendo en la actualidad métodos serológicos de detección rápido para su diagnóstico. El rango de edad en estos casos va de los tres a los 15 años y el periodo de mayor indicencia es a final del invierno y durante la primavera a diferencia de las viricas que se dan a cualquier edad y en cualquier época del año.

La sintomatología clinica acompañante variará según sea la etiología, asi en los casos bacterianos observaremos un inicio brusco con fiebre muy alta, dolor al tragar, dolor abdominal y de cabeza, sin presencia normalmente de diarrea y de síntomas respiratorios como rinorrea y conjuntivitis. La faringoamigdalitis virica se caracteriza por tener un inicio gradual con febricula, poca molestia al tragar, sin cefalea ni dolor abdominal pero si que existen síntomas respiratorios asociados como rinorrea y conjuntivitis. Además es típica la presencia de adenopatias y de una erupción o rash por el cuerpo.

El diagnóstico además de la clínica puede ser coraborado por el frotis faríngeo de detección rápida o por el cultivo habitual. El aumento del ASLO sólo indica que ha existido un contacto reciente con el estreptococo beta-hemolitico del grupo A, sin tener nada que ver con la fiebre reumática como mucha gente cree.

El tratamiento de elección para las producidas por el estreptococo es la penicilina oral, aunque se han visto algunos fallos en la curación clinica y bacteriológica por lo que se aconseja el tratamiento con amoxicilina que es mejor tolerada y su cumplimiento terapeutico es mejor. Los antibióticos de tres dias como la azitromicina no son muy recomendables por la alta tasa de resistencia a los mismos. Si el diagnostico es de causa virica el tratamiento de elección será una buena hidratación con reposo y antitérmicos y analgésicos tipo paracetamol o ibuprofeno.

Ante un paciente con amigdalitis de repetición, el otorrino será el encargado de valorar la posibilidad de extirparlas sobre todo cuando existe un tamaño tal que impide en muchos casos el tragar y respirar de forma adecuada. Por otro lado, la posibilidad de cuadro reumático o renal secundario a dichos procesos puede aconsejar su eliminación.

Fotos

Vídeos