La ley para frenar el aborto y apoyar la maternidad se aprueba con bronca

El texto cuenta al feto como un miembro más de la familia para sumar puntos en la matrícula escolar de otros hijos

M. GORDILLO| VALENCIA

El último pleno del curso parlamentario en Les Corts dio ayer vía libre a la ley de apoyo a la maternidad, que contó con los únicos votos a favor del PP. El clima prevacacional no impidió que la última sesión del período que ahora acaba se saldara con nueva bronca. El debate sobre la norma impulsada por el conseller de Bienestar Social, Juan Cotino, y la elección de los representantes políticos en los consejos sociales de las Universidades de la Comunitat incidieron en el cisma que separa a los populares y socialistas.

La discusión respecto a la ley de apoyo a la maternidad derivó inevitablemente en la polémica sobre el aborto. El PSPV, Compromís y EU acusaron al PP y al Consell de querer favorecer a ciertas asociaciones, que gestionarán las ayudas, y pretender «tutelar» la maternidad de las mujeres valencianas para restringirles su libertad a decidir. Los partidos de la oposición achacaron esa intención a motivos ideológicos y religiosos.

El PP defendió que la norma «ofrece el apoyo necesario» para que un ambiente hostil o la falta de recursos no afecte en la decisión de seguir adelante con un embarazo. Las Conselleries implicadas desarrollarán la ley en los próximos nueve meses para que entre en vigor el 1 de enero «al 80%», explicó Cotino. Una de las novedades que avanzó ayer es que, en virtud de la ley, el feto contará como un miembro más de la familia en el proceso de matriculación de otro hijo en un centro escolar.

Por otro lado, y tal y como avanzó LAS PROVINCIAS, Les Corts eligieron a los vocales propuestos por el PP para los consejos sociales de las Universidades públicas valencianas. El grupo popular aseguró que había esperado hasta última hora una llamada del PSPV para negociar que no se produjo, por lo que copó todos los puestos.

Fotos

Vídeos