La Pobla Llarga prohíbe bodas civiles en fin de semana después de una petición gay

Una pareja de homosexuales solicitó casarse el 2 de junio y un día después el Ayuntamiento impidió estas celebraciones

D. BATALLER| LA POBLA LLARGA
CEREMONIA. La boda de la Pobla Llarga sería la primera celebración gay de la localidad. / J. P./
CEREMONIA. La boda de la Pobla Llarga sería la primera celebración gay de la localidad. / J. P.

El pasado sábado 30 de mayo, la Casa de la Cultura de la Pobla Llarga celebró la última boda civil, al menos en fin de semana. Y es que un nuevo decreto de alcaldía limita este tipo de celebraciones al horario laboral del ayuntamiento. Pero eso no es todo. La nueva regulación ha surgido justo un día después de que se presentara en la Pobla Llarga la primera petición de una boda entre personas del mismo sexo.

Así lo han denunciado PSPV y EUPV, quienes piden que se retire este decreto por ser «injusto».

Salva, un vecino de la Pobla Llarga, y su pareja, Tomás, habían tomado la decisión de casarse y querían que una concejala del PSPV, Azoraida Martínez, oficiara la ceremonia.

Para ello, presentaron una instancia el pasado día 2 en la que solicitaban autorización para celebrar la boda el próximo 11 de julio en la Casa de la Cultura.

Pero, para sorpresa de la pareja, días después el Ayuntamiento «les denegó la petición argumentando que de ahora en adelante sólo se pueden celebrar bodas de lunes a viernes, antes de las tres de la tarde», explicó la concejala socialista, Azoraida Martínez.

Lo curioso no acaba ahí. Según han denunciado PSPV y EUPV, el nuevo decreto «surgió sólo un día después, el 3 de junio, de la petición de esta pareja».

El motivo esgrimido por el PP es que el Ayuntamiento «no puede asumir los costes derivados de la apertura de la Casa de la Cultura en fin de semana y que no todas las parejas pueden hacer frente a este pago», explicó Azoraida Martínez.

En este sentido, la socialista recordó que, hasta ahora, «nunca se había pagado por hacer uso de un edificio municipal para casarse» y que, en cualquier caso, «lo que no debería hacer el Ayuntamiento es obligar a todas las parejas a casarse entre semana».

El portavoz de EUPV, Vicent Dasí, aseguró que, detrás del nuevo decreto, «se esconde la voluntad de poner dificultadas a la primera boda entre personas del mismo sexo».

El alcalde, Rafael Soler, declinó hacer declaraciones «por el momento».

Salva y Tomás han vuelto a pedir autorización para casarse, esta vez el viernes 17 de julio.