Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Sucesos

Sucesos

Asegura que el anciano fue sorprendido al intentar abusar sexualmente de su hija en su casa de Torrent
12.06.09 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
El homicida de Albal declara que mató a su suegro al golpearle con un hierro en la cabeza
PRISIÓN. El detenido ingresó ayer en la cárcel. /JESÚS SIGNES
El anciano que apareció decapitado y sin manos en el pantano de Jérica el pasado domingo, «fue sorprendido cuando intentaba abusar sexualmente de su hija». Según relató ayer el asesino confeso de Ramón Peirats, golpeó con un hierro a su suegro en la cabeza tras escuchar los gritos de su mujer (e hija de la víctima) desde el jardín de la casa de campo donde el hombre vivía en la urbanización El Pantano, en Torrent.
El presunto autor del crimen ingresó en prisión ayer por la tarde tras declarar ante la titular del juzgado número 5 de Torrent.
El homicida se quedó fuera mientras su mujer le curaba a su padre unas heridas, porque su suegro no le permitió entrar a la vivienda, ya que ambos no mantenían una buena relación, a consecuencia de los abusos que denunciaba Sandra.
Desde allí, el presunto asesino oyó gritos y entró a la casa, donde vio a su mujer correr con el tronco desnudo y a su padre, sin vestir, perseguirla.
Ante tal imagen, cogió un hierro del jardín (que estaba en obras) y le golpeó en la cabeza para tratar de hacerle perder el conocimiento. El golpe fue fatal y acabó con la vida de Ramón.
Según relató ayer el abogado del acusado, Miguel Ferrer, «Salvador está muy arrepentido porque su intención nunca fue matar a su suegro, sino parar la situación que se vivió en ese momento». Preguntado sobre por qué si había sido un fatal golpe que provocó al muerte de la víctima no llamaron a la policía en ese instante, el acusado se defendió alegando que tanto a él como a su mujer les aterraba la idea de dejar a sus dos hijos solos si eran enviados a prisión. Desde la defensa, se insiste con la idea de que la víctima agredía sexualmente tanto a su hija como a su ex mujer y a otro hijo, por lo que la situación era insostenible. Otras fuentes incluso aseguraron que Ramón había mantenido secuestrada a su familia en su casa durante meses, años atrás. También se describe a la víctima como un hombre fuerte y vigoroso y muy activo sexualmente, a pesar de sus casi 80 años. Ayer, la jueza de Torrent envió a la prisión de Picassent al asesino confeso como medida provisional hasta que se dicte sentencia, tras conocer el resto de testimonios. Tanto Sandra, como su hermano, su madre y su ex marido declararán como testigos para corroborar los abusos.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS