La tasa de inflación retrocede siete décimas y marca un 0,9% en negativo

El secretario de Estado de Economía, Campa, recalca que no hay ni habrá deflación El Consell señala que la tercera bajada del IPC refleja la contracción del consumo

CÉSAR CALVAR| MADRID/VALENCIA
La tasa de inflación retrocede siete décimas y marca un 0,9% en negativo

La tasa anual de inflación aceleró en mayo su caída, y menguó siete décimas para marcar un 0,9% negativo, según datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE). El descenso, motivado sobre todo por la evolución de los precios del petróleo, pero también por el comportamiento del transporte, los alimentos y bebidas y el ocio, sitúa la tasa general una décima por debajo del 0,8% que avanzó hace dos semanas el mismo organismo. Los precios de bienes y servicios encadenan ya tres meses en caída libre respecto de hace un año, pero el Gobierno insiste en que no hay ni habrá deflación.

En mayo los precios no cambiaron respecto de abril, así que la variación del índice general en términos mensuales quedó congelada en el 0%. También en la Comunitat se mantuvieron invariables y la tasa interanual descendió un 0,8%.

Por sectores se detecta un leve repunte de los combustibles del 1,7%. Vestido y calzado, que en los meses de arranque de temporada suelen tener mayores alzas, experimentaron un avance moderado del 1,6%. El transporte, por su parte, subió un 0,8% por el aumento de la energía y los lubricantes. Por el contrario, se dejaron notar los descensos del 8,4% en viajes organizados -que se abarataron tras las vacaciones de Semana Santa-; del gas, que se redujo y 2,6%, y de algunos alimentos básicos como la leche y el pollo, que cayeron un 3,3% y un 2,2%, respectivamente.

El secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa, explicó que la economía española «en ningún caso» entrará en deflación, fenómeno que consiste en una caída persistente, generalizada y continuada de precios que con el tiempo arrastra a la producción, hunde el consumo y dispara el paro.

El responsable gubernamental aseguró que no contempla ese riesgo porque la bajada experimentada hasta la fecha no afecta a todos los segmentos del consumo. «Hay unos precios que suben y otros que bajan», indicó. Campa señaló que habrá más tasas negativas en los meses próximos porque los niveles de inflación se compararán con los valores registrados el año pasado cuando las tarifas del crudo batieron todos los récords al alza.

También la vicepresidenta económica, Elena Salgado, aseguró que no hay motivo de inquietud porque esta tercera caída consecutiva del IPC obedece al efecto estadístico de la bajada del petróleo. «Ninguna preocupación», subrayó.

La tesis del efecto base del petróleo es sólida, pero hay economistas que aportan argumentos en contra. El principal, que la tasa de variación interanual de la inflación subyacente -que excluye los elementos más volátiles como los productos energéticos y los alimentos frescos- también cayó en mayo cuatro décimas y se situó en el 0,9% en positivo. Su diferencia con el índice general aún es amplio, 1,8 puntos, pero llama la atención que por primera vez la inflación subyacente cae por debajo del 1%.

Para el Consell, por contra, la bajada del IPC por tercer mes consecutivo demuestra una fuerte contacción del consumo y de la actividad económica, por lo que reclamó al Gobierno central la adopción de medidas eficaces.

Por su parte, UGT aboga por estabilizar el mercado de trabajo a través de la negociación colectiva ante la previsible vuelta a tasas positivas y para incentivar el consumo.