Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Vida y Ocio

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Iberdrola no quiere que se cierre Garoña (de la que es copropietaria) ni ninguna otra central nuclear de España. Su presidente, Ignacio Sánchez Galán, dijo ayer en Valencia, en la presentación de datos anuales de Iberdrola Renovables, que España no puede permitirse el lujo de clausurar ninguna nuclear, y para reafirmarlo indicó que no lo decía en cuanto a negocio de su compañía, sino «por responsabilidad de país, porque no estamos sobrados de competitividad, tecnología energética y empleo».
Desde su posición de presidente «de la empresa líder mundial en energía eólica» -por lo que cabría imaginar, dijo, un juicio diferente, más proclive al cierre de plantas atómicas y la desaparición de competencia no renovable-, Galán indicó que «no podemos renunciar a la producción eléctrica de unas centrales nucleares que son de las más seguras». En el caso de Garoña recordó que está situada en el puesto 34 entre más de 500 plantas de todo el mundo y que todos los organismos encargados de inspeccionar y velar por la seguridad de estas instalaciones, tanto nacionales como internacionales (la Agencia Internacional de la Energía Atómica entre ellos), dan un veredicto muy favorable para que se alargue su vida productiva.
El presidente del grupo Iberdrola, que es ingeniero industrial, recordó que la vida máxima que inicialmente fijaron los gobiernos para estas centrales (40 años) se acordó desde un punto de vista teórico, porque no había suficiente experiencia, y que ahora se está revisando y ampliando (hasta en 20 años más, para llegar a un total de 60) en países como EE. UU., Francia, Holanda, Japón o Suiza «que tienen un nivel de vida superior al de España».
Galán insistió en que «no veo razón para renunciar a producir electricidad en una central que está funcionando perfectamente, sin ningún riesgo ni problema», y en que «no debemos hacerlo por competitividad del país, por capacidad tecnológica y mantenimiento de empleo». Recordó además «errores del pasado» (por la controvertidamoratoria nuclear) y dijo que quienes los protagonizaron «ahora los reconocen, lo que también demuestra su honorabilidad».
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS