Piden el cierre del acuario de la plaza Nueva por la alta mortandad de peces

El grupo ecologista Proyecto Gran Simio denuncia que el recinto viola la ley de zoológicos Instan a la Conselleria de Agricultura que inspeccione la pecera para proceder a su clausura

J. L.| ALICANTE
DENUNCIA. Paco Agulló, secretario general del Proyecto Gran Simio, ayer frente al acuario de la plaza Nueva de Alicante. /CARLOS RODRÍGUEZ/
DENUNCIA. Paco Agulló, secretario general del Proyecto Gran Simio, ayer frente al acuario de la plaza Nueva de Alicante. /CARLOS RODRÍGUEZ

El colectivo conservacionista Proyecto Gran Simio ha puesto en el disparadero uno de los rincones más emblemáticos de Alicante: el acuario de la plaza Nueva. El grupo ecologista denuncia la elevada mortandad de peces por las «deplorables» condiciones de esta instalación, que consideran en sí mismas un atentado a la ley de Conservación de la Fauna Silvestre en los Parques Zoológicos porque incumple buena parte de las condiciones recogidas en el articulado de esta normativa, en vigor desde el 27 de octubre del año 2003.

Desde su inauguración, allá por el año 1996, nadie había vuelto a levantar la voz contra esta pecera, de titularidad municipal, pero los mismos ecologistas que en su día pusieron el grito en el cielo contra ella alertando de que incumplía una normativa europea sobre fauna en cautividad que la legislación española estaba obligada a hacer suya más pronto que tarde, han vuelto a la carga seis años y medio después de que esa trasposición de la ley se haya hecho efectiva.

Paco Agulló, uno de los ecologistas que entonces se rebelaron contra el acuario, es ahora el secretario general de Proyecto Gran Simio, organización que ha vuelto a retomar la causa al solicitar a la Conselleria de Agricultura, Pesca y Alimentación que inspeccione la instalación y constate el rosario de deficiencias que detallan en la denuncia para proceder a su clausura.

Reposición constante

El acuario no muestra a simple vista el más mínimo indicio de estar abandonado y los comerciantes de la zona consultados dan fe de que todas las semanas vienen a limpiar los cristales, a renovar el agua traída del mar, y a alimentar a los animales, pero el problema no es ese, según detalla Agulló. «Los peces viven en unas condiciones deplorables porque están encerrados en un recinto del tamaño de una habitación pequeña y la mayoría mueren al poco tiempo de entrar ahí». En su denuncia acusa además al Ayuntamiento de Alicante de intentar echar tierra al asunto para que no trascienda. «Han contratado a una empresa que se encarga de suministrar constantemente peces nuevos y retirar los ejemplares muertos; peces que duran apenas unos días en su interior», asegura el secretario de Proyecto Gran Simio en la denuncia presentada ante la Conselleria.

La continua mortandad de peces sería, según la asociación, el primer indicio de que el recinto incumple las medidas de bienestar animal, profilácticas y ambientales recogidas en el artículo 3.1 de la citada ley.

También inclumpliría la obligación que tienen este tipo de recintos que albergan fauna para su exhibición pública de elaborar programas de conservación de la biodiversidad, educativos para concienciar al público y de atención veterinaria avanzada. «La única viabilidad que tendría este acuario sería como aula de naturaleza, pero no tiene las dimensiones adecuadas y las especies que hay dentro ni siquiera coinciden con las que vienen en los paneles informativos», explica Agulló.

Este último punto también se recoge en la denuncia, puesto que la ley obliga al Ayuntamiento a disponer de un registro actualizado de especies, entrada y salida de ejemplares, fallecimientos y causas, nacimientos... La lista es larga, pero a partir de ahora todo depende del dictamen de la Conselleria.

Fotos

Vídeos