La Comunitat tendrá desde 2012 la mayor central hidroeléctrica de bombeo de Europa

El complejo de Cortes de Pallás generará 2.000 megavatioshora y tendrá capacidad para abastecer 400.000 hogares

J. SANCHIS| VALENCIA
<strong>CAVERNA.</strong> Máquinas excavadoras trabajan en el interior de la roca para acondicionar el espacio en el que se colocarán las turbinas. /JESÚS SIGNES/
<strong>CAVERNA.</strong> Máquinas excavadoras trabajan en el interior de la roca para acondicionar el espacio en el que se colocarán las turbinas. /JESÚS SIGNES

Una inversión superior a los 1.500 millones de euros y más de cinco años de trabajo permitirán que el municipio valenciano de Cortes de Pallás se convierta en uno de los puntos de referencia en Europa en la producción de electricidad generada por la fuerza del agua.

El año 2012 es la fecha límite que Iberdrola se ha marcado para terminar la construcción de la central de La Muela II, que se convertirá así en la mayor planta hidroeléctrica de bombeo de Europa, sistema que permite almacenar electricidad.

La puesta en marcha de la planta concluirá todo el sistema de aprovechamiento del río Júcar. Las obras de las primeras instalaciones comenzaron en 1982 y empezaron a prestar servicio en 1988.

Recientemente se ha terminado el hormigonado de la bóveda de la caverna en la que se instalará la nueva central hidroeléctrica y en un plazo de unos dos meses, según explicaron fuentes de Iberdrola, comenzarán los trabajos de construcción de la planta de generación propiamente dicha.

La caverna mide 115 metros de largo, 51 metros de alto y 20 de ancho. En su interior se podría construir un edificio de unas 300 viviendas con una altura de 15 plantas.

La puesta en marcha de La Muela II completará el sistema de aprovechamiento energético de las aguas del Júcar a la altura de Cortes de Pallás. La nueva central, con capacidad para producir 850 megavatios hora, se unirá a la ya operativa de La Muela, con 630 megavatios hora de potencia; Cortes II (280 megavatios), Cofrentes (240 megavatios) y Millares (75 megavatios).

Todo el sistema construido por Iberdrola en el río Júcar será capaz de generar más de 2.000 megavatios hora y será el complejo más importante de la Península Ibérica de aprovechamiento hídrico con fines energéticos.

El sistema pasará a producir prácticamente la mitad de la energía eléctrica que se genera anualmente en la Comunitat Valenciana (5.800 megavatios hora) y tendrá capacidad para abastecer 400.000 hogares.

La Muela II

El coste de la nueva planta supera los 350 millones de euros y, según explicó el presidente de Iberdrola, Ignacio Galán, se trabaja para que la puesta en funcionamiento se adelante a 2011, aunque la fecha inicialmente prevista es 2012.

Galán acompañó ayer al presidente de la Generalitat, Francisco Camps, en su visita al complejo. Al recorrido también asistieron el vicepresidente de Iberdrola, Víctor Urrutia, el conseller de Infraestructuras, Mario Flores, el presidente del Consejo Consultivo de la Compañía, José Luis Olivas, y el director de Negocio Liberalizado de España-Portugal, Francisco Martínez Córcoles.

Camps destacó que la puesta en marcha de esta central permitirá que se cumpla el compromiso de que el 40% de la energía eléctrica que se produce en la Comunitat antes de 2011 proceda de fuentes renovables. Además, indicó que se garantizará el suministro eléctrico de la Comunitat Valenciana.

Los cuatro grupos reversibles que se van a instalar permitirán aprovechar el desnivel de 500 metros que existe entre el depósito de La Muela y el embalse de Cortes de Pallás.

La Muela II usará el caudal de agua a través de una tubería de 5,4 metros de diámetro y 880 metros de longitud para salvar el desnivel. La conducción se encuentra en el interior de un pozo excavado en la roca y tiene una inclinación de 45 grados.

La puesta en marcha de la central va a permitir que la Comunitat Valenciana sea energéticamente autosuficiente y, además, tenga la capacidad de enviar electricidad a otras zonas.

Según explicó Ignacio Galán, el complejo de La Muela será un enclave eléctrico estratégico para la Comunitat y para el este de la Península Ibérica.

El sistema adquiere una especial importancia, ya que se caracteriza por su capacidad de aportar una considerable reserva de energía de la que se puede disponer de forma inmediata. Es decir, puede servir para sustituir a un gran complejo de generación eléctrica en el caso de un fallo.

La construcción de la nueva planta supone una gran complejidad técnica. Fuentes de Iberdrola explicaron que el hecho de que la planta se vaya a instalar en el interior de una montaña limita tanto la velocidad de los trabajos como el número de obreros. «No podemos emplear a más de 250 trabajadores porque no caben», resaltaron.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos