Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Portada

EL RINCÓN DEL PEDIATRA

30.05.09 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
La euneresis nocturna
La enuresis nocturna es el término que utilizamos los profesionales para etiquetar lo que padece un niño o una niña al mojar la cama por la noche. Este problema es más frecuente de la que pensamos ya que afecta a un número importante, el 50% se orina por la noche a los tres años, a los seis años el 10%, a los 10 años el 5% y a los 15 años un 1%. Lo deberemos tomar en consideración a partir de los seis años de vida, nunca antes. El problema de nuestro hijo es que su vejiga no está aún madura por lo que no puede retener la orina, lo que hace que cuando el niño está profundamente dormido, se orine sin darse cuenta, normalmente por rebosamiento.
La actitud de los padres frente a este problema debe ser muy clara. Deberemos comprender, en primer lugar, que el problema no es una enfermedad, salvo raros casos que se acompañan de otra sintomatología y normalmente constatamos que en un porcentaje muy alto alguno de los progenitores o de los hermanos del niño lo ha padecido. En segundo lugar, que el niño no lo hace adrede; es un molestia que le supera al no ser consciente del momento en que se orina por lo que no deberemos tomar nunca la actitud de reñirle pues esto no es la solución y puede dar lugar a otro tipo de problemas psicológicos, fundamentalmente de autoestima. Y, en tercer lugar, deberemos ofrecerle un apoyo haciéndoles comprender que es transitorio e intentar que participen en las soluciones que podemos aportar los profesionales, tanto desde el punto de vista médico con psicológico.
Como norma, el pediatra a partir de la edad antes comentada descartará cualquier patología orgánica que pudiera ocasionar la enuresis. Si no existe problema orgánico (que es lo más habitual), dará unas normas a los padres de fácil cumplimiento, como son el procurar no dar muchos líquidos a su hijo a partir de las 18 horas, enseñar a ejercitar la musculatura de la vejiga urinaria para que cada vez sea más continente (esto lo conseguimos haciendo que el niño, cuando orine, intente parar y volver a orinar varias veces durante la misma micción) e intentar que el niño sea consciente del problema haciéndole participe de forma cariñosa por la mañana de que ha mojado la cama, pero siendo esto un «secreto de familia»; no deberemos exponer las sabanas y el colchón para que todos los vecinos lo vean y así ridiculizarle para que «se espabile». Esto no es correcto. Deberemos saber, asimismo, que algunas veces el niño, después de un tiempo sin mojar la cama, puede volver a hacerlo ante un acontecimiento estresante. Esto es normal y desaparece de forma espontánea.
De todas formas, ninguna medida es plenamente eficaz y generalmente se requiere un tiempo variable de semanas o meses para obtener un resultado positivo.
Conforme se hace mayor, lógicamente, se siente más afectado. No quiere dormir fuera de casa ya que, si sus amigos se enteran, esto podría ser motivo de menosprecio y burla, complicando aún más si cabe la resolución del problema
Existen artilugios para despertarles en caso que se empice a orinar denominados pipi-stop y que emiten un sonido cuando se mojan, despertando al chico y, de esta forma, se puede levantar para orinar en el váter. Su uso se debe ofertar sólo en los más mayores. Por otro lado, podemos utilizar en los más mayorcitos una medicación que puede solucionar el problema en un tanto por cien muy elevado, pero sólo la utilizamos en el caso de que las medidas habituales no lo solucionen.
Paciencia, ya que en este caso «el tiempo lo cura todo».
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS