Un modificado de la desaladora de Moncofa demora el inicio de las obras al menos a julio

Isach prevé la publicación del nuevo proyecto con los cambios de la CHJ para esta misma semana El alcalde negocia poder comenzar antes de verano

NÚRIA VARGAS| CASTELLÓN
TRÁMITES. El alcalde de Moncofa, José Vicente Isach, en la presentación del proyecto de la desaladora, en 2005. /TONI LOSAS/
TRÁMITES. El alcalde de Moncofa, José Vicente Isach, en la presentación del proyecto de la desaladora, en 2005. /TONI LOSAS

La ejecución de las dos principales obras previstas por el Plan Agua para aportar recursos hídricos a la provincia de Castellón, las desaladoras de Moncofa y Oropesa, se está demorando más de lo que a los ayuntamientos y al propio Gobierno les gustaría. Adjudicados ya los proyectos y ejecución de las obras desde hace más de un año en ambos casos, el inicio de los trabajos, que el Ministerio de Medio Ambiente llegó a fijar para finales del pasado año, sigue sin producirse. Y todavía más: en el caso de la desalinazadora de Moncofa, una modificación del proyecto inicial ha obligado a volver a exponer el expediente a información pública, según informó el alcalde de la población, José Vicente Isach, que en cualquier caso prevé que puedan comenzar a ejecutarse los trabajos antes de las vacaciones de verano.

La nueva exposición pública del proyecto es inminente -de hecho, Isach espera su publicación en el Boletín Oficial del Estado para hoy mismo o mañana- y, según matizó el alcalde, tan sólo va a suponer un retraso de un mes más (el tiempo que esté en exposición) para que la desalinazadora pueda comenzar a ser una realidad en el municipio, ya que las modificaciones sobre el proyecto original «están ya incluidas en la declaración de impacto ambiental que se emitió a finales del año pasado».

Los cambios introducidos sobre el proyecto inicial corresponden a las conducciones de recogida y evacuación del agua. Según informó Isach, «la Confederación Hidrográfica del Júcar ha reclamado que las canalizaciones que se habían previsto dentro del cauce del río vayan por fuera». Esta modificación está en la base de los retrasos que ha acumulado la infraestructura, adjudicada en enero de 2008.

Pese a los cambios en el proyecto y la necesidad de volver a someterlo a información pública, el alcalde de Moncofa mantiene la previsión de poder iniciar los trabajos en apenas un par de meses, atendiendo a que uno de los trámites más farragosos que deben superar este tipo de instalaciones, la declaración de impacto ambiental, está ya concedida con los cambios que van a introducirse en el proyecto, por lo que no sería necesario someter el modificado a una nueva declaración ambiental.

«El Ayuntamiento de Moncofa y el de Almenara estamos haciendo las gestiones oportunas con Acuamed y la CHJ para que las obras se inicien en julio», insistió Isach, quien justificó esta urgencia en la necesidad de que las obras preliminares de limpieza y movimientos de tierras comiencen antes del verano para que la construcción efectiva de la planta pueda dar comienzo de forma definitiva en septiembre. De cumplirse estas previsiones, la desaladora de Moncofa, con año y medio de plazo de ejecución, podría proporcionar recursos hídricos a la provincia en el primer trimestre de 2011, casi dos años después de lo previsto inicialmente.

Fuentes de Acuamed eludieron confirmar la inminente publicación del proyecto modificado, aunque Isach se mostró convencido de que su inserción en el BOE puede producirse hoy mismo o a principios de la próxima semana, de manera que puedan mantenerse los plazos que maneja el alcalde.

La desaladora de Moncofa se construirá sobre un solar de 41.000 metros cuadrados, con un coste de 50,8 millones de euros y una capacidad de producción de entre 9 y 12 hectómetros cúbicos anuales.