Acadèmia y RACV se miran a la cara

El decano de la Real Acadèmia de Cultura participa en un debate sobre la obra de Jaume I invitado por la AVL

REDACCIÓN| VALENCIA
INTERVENCIÓN. Simó Santonja, en un acto en la RACV. /J. PEIRÓ/
INTERVENCIÓN. Simó Santonja, en un acto en la RACV. /J. PEIRÓ

Las relaciones entre la Acadèmia Valenciana de la Llengua (AVL) y la Real Acadèmia de Cultura Valenciana han sido prácticamente nulas desde la creación de la primera por parte de la Generalitat. Pese a que el ente normativo fue creado para acabar con el conflicto lingüístico, la práctica totalidad de sus decisiones han sido cuestionadas por la RACV, entidad de referencia para los defensores del carácter singular del valenciano. Para muchos, la paz lingüística no será definitiva mientras las relaciones entre las dos instituciones no se normalicen.

Ese camino hacia la normalidad de las relaciones ha comenzado. El decano de la RACV, Vicent Lluís Simó Santonja, participa mañana en un simposio organizado por la entidad que preside Ascensió Figueres, que bajo el título 'Llibre dels Feits, aproximació crítica' pretende, con motivo del 800 aniversario del nacimiento de Jaume I, analizar en los manuscritos el léxico, el estilo y el contexto de la época del monarca.

Se trata de la primera vez que un responsable de la RACV participa en un acto organizado por la Acadèmia. Y ese mero hecho ya constituye un primer paso hacia la normalidad. Los responsables de una y otra institución son conscientes que de esta cita no cabe esperar ni la resolución de viejos debates ni el fin de algunos enfrentamientos. Pero como mínimo, a lo que se aspira es a abrir vías de diálogo que permitan algún día trabajar de forma conjunta, incluso en el caso de que se sigan manteniendo criterios lingüísticos distintos.

La presencia de Simó Santonja en el simposio, como podía preverse, no ha gustado ni a algunos de los miembros de la Acadèmia que defienden con mayor radicalidad la 'normalización' del valenciano, y que consideran que se está haciendo una cesión innecesaria a una institución que no dicta la normativa oficial. Y tampoco ha levantado excesivo entusiasmo entre algunos sectores culturales próximos a la RACV, que consideran que un paso de este tipo puede dar a entender que la centenaria institución cultural rectifica en sus planteamientos lingüísticos. Pero, según ha reconocido el propio decano de la RACV, no es así, ni mucho menos. Se trata, por el contrario, de hacer evidente que esa centenaria institución también es capaz de defender sus tesis, incluso entrando en debate, si fuera necesario, con la propia AVL. En definitiva, de normalizar la discrepancia, si fuera necesario.

La cita de mañana no llegará ni mucho menos a ese extremo. Para empezar, Simón Santonja acude a hablar del Llibre dels Feits. Y de esa intervención no cabe inferir ningún tipo de discusión lingüística de fondo. Pero su presencia en este foro constituye un paso que puede ser determinante. como mínimo, para que las relaciones entre las dos instituciones se encaucen por la senda de la normalidad.