El cuidado de los dientes

A partir de los tres años se puede empezar a usar pastas dentífricas infantiles./LP/
A partir de los tres años se puede empezar a usar pastas dentífricas infantiles./LP

En las últimas décadas la evolución sanitaria ha sido espectacular y dentro de ese salto cualitativo incluimos la salud dental española que ha mejorado de forma considerable ya que no hace muchos años lo normal era que una persona de 40 años le faltaran un motón de piezas dentarias y a los 50 años la mayor parte llevaba lo que se denominaban "castañuelas" o dentaduras postizas.

El cuidado de los dientes es fundamental incluso desde etapas tempranas de la niñez. Así, durante los seis primeros meses de vida, en los que lo normal es que el bebé no tenga ningún diente, ya recomendamos una serie de medidas encaminadas a mantener sana la cuna de las piezas dentarias, las encías. Si utilizamos chupetes, estos deberán ser lo más anatómicos posible para evitar que el paladar se eleve y como consecuencia el contacto entre ambas mandíbulas no sea el adecuado ocasionándose las maloclusiones dentarias que precisarán tratamiento odontopediátrico posterior. Deberemos limpiar las encías y la lengua de nuestro hijo tras la toma con una gasa y deberemos evitar el empleo de líquidos azucarados, chupetes embadurnados de miel o azúcar y dejarles succionando continuamente el biberón de leche o zumos por la noche.

Como norma general, sobre el sexto mes de vida se inicia la dentición de los incisivos centrales inferiores. A los ocho meses erupcionan los superiores y antes del año aparecen los incisivos laterales inferiores y superiores. La siguiente etapa eruptiva se produce sobre los 15 meses, con la eclosión de los premolares, y sobre los 18 meses asoman los caninos, también llamados "clavos". Entre los dos años y los dos años y medio rompen los segundos premolares. Esto es lo habitual, pero hay grandes variaciones; incluso hay niños que no tienen ningún diente antes de los 18 meses. Estén tranquilos, ya aparecerán. Yo, en toda mi vida profesional, no me he encontrado con ningún niño o niña sin dientes.

A partir del año de vida ya recomendamos el uso de alimentos con una textura más gruesa para forzar la masticación y así obtener un correcto desarrollo mandibular, evitar las golosinas responsables de muchas caries y otros problemas como la tendencia a la obesidad. Es el momento también de iniciar una cultura de cepillado de dientes por delante y por detrás, sin olvidar la lengua, utilizando un cepillo de cerdas suaves para no dañar las encías. No hace falta utilizar pasta pero sí "predicar con el ejemplo", realizando una higiene correcta después de cada comida con nuestro hijo de testigo, con lo que conseguiremos que este nos acabe imitando.

A partir de los tres años podremos utilizar pastas dentífricas con fluor en dosis bajas, las cuales podemos encontrar en las farmacias bajo el apodo de "infantiles". Si las ingieren no pasa nada. Además, podemos reforzar la limpieza con algún colutorio infantil.

Es además de suma importancia la administración de fluor por vía oral o la fluoración de los dientes, si el contenido de fluor en el agua que bebemos está por debajo de las recomendaciones para dicho mineral.

A los seis años se empiezan a caer los dientes y aparecen los cuatro primeros molares definitivos que son para toda la vida y deberemos de cuidarlos ya que son el punto guía para la colocación de los futuros dientes.

Por último, es aconsejable la visita al odontopediatra desde los cuatro años de vida y debe ser repetida cada año, salvo que existan problemas que aconsejen un seguimiento más frecuente.

clinicagarciasala@ono.com

Fotos

Vídeos