Fomento retoma el corredor mediterráneo y duplicará las vías entre Castellón y Vandellós

El nuevo ministro licita el estudio informativo ocho años después de que lo acordaran el Gobierno y el Consell

F. RICÓS| VALENCIA

El nuevo titular de Fomento, José Blanco, ha rescatado un proyecto ferroviario abandonado por los dos últimos responsables de ese ministerio. Sacó ayer a licitación el estudio informativo del tramo del corredor ferroviario mediterráneo entre Castellón y Vandellós. El objetivo de ese informe es duplicar la doble vía existente entre los cerca de 190 kilómetros que separan la capital de La Plana y la localidad tarraconense, pero en ancho europeo. ¿Qué se busca con ello? Separar los tráficos: que unas se utilicen para los trenes de pasajeros y las otras, para el transporte de mercancías. La decisión del Ministerio de Fomento de publicar en el Boletín Oficial del Estado la licitación del estudio informativo viene a romper ocho años de silencio en torno a este tramo del corredor mediterráneo por parte de la Administración central. El 8 de enero de 2001, en la misma reunión celebrada en Murcia en la que los presidentes autonómicos de Madrid, Castilla-La Mancha, la Comunitat Valenciana y Murcia consensuaron el trazado del AVE con el entonces ministro de Fomento, Francisco Álvarez-Cascos, se pactó también el desarrollo del corredor mediterráneo. El único tramo pendiente de acometer entonces, el Castellón-Vandellós, sigue siendo el mismo. Se daba por hecho que el AVE Madrid-Valencia llegaba a Alicante y Castellón. Ocho años y tres meses después no se ha hecho nada por remediar el largo cuello de botella de casi 200 kilómetros que alejaba la Comunitat de la frontera francesa -el corredor ferroviario mediterráneo recorre la costa española que baña este mar y penetra en Francia-. Esta licitación también viene a ser una contestación por la vía de los hechos consumados al conseller de Infraestructuras, Mario Flores, que sin ir más lejos el pasado martes declaraba que si bien el Gobierno apoyaba el corredor mediterráneo, no lo hacía de una manera decidida, puesto que no tenía previsto desdoblar las vías entre Castellón y Tarragona. Actualmente un tren del servicio Euromed tarda tres horas en unir Valencia con Barcelona. Una vez se finalice la actuación el trayecto será de alrededor de un par de horas, según Fomento. Cuello de botella Este espacio ferroviario que comunica el norte de la Comunitat Valenciana con el sur de Cataluña se habría convertido a medio plazo en un cuello de botella para el tráfico ferroviario, según lo califica el conseller Flores. Desde Valencia hasta Castellón sí hay previstas dos vías para el AVE (el proyecto está en fase de redacción) que se añadirán dentro de unos años, en torno a 2013, a las dos que se encuentran en servicio. Desde Castellón hasta Vandellós, sin embargo, sólo hay una vía doble. De Vandellós a Tarragona se están realizando obras en la actualidad para desdoblar el trazado y unirlo al del AVE Madrid-Barcelona. El Ministerio de Fomento aseguró que en el citado tramo de 190 kilómetros hace un par de años había una media diaria de 30 circulaciones de largo recorrido, siete de trenes regionales entre Castellón y L'Aldea, una veintena regionales entre Tarragona y L'Aldea, además de 15 convoyes ferroviarios de mercancías al día y todas ellas de doble sentido. De Castellón a Valencia hay 40 cercanías diarios, según las mismas fuentes. Lo que se pretende es algo así como convertir una carretera nacional de un carril por sentido en una autovía de dos carriles en cada dirección. Lo que no se sabe a ciencia cierta es cuándo estará operativo ese tramo de autovía ferroviaria. Como forma parte del Plan Estratégico de Infraestructuras del Transporte, se supone que la conexión ferroviaria entre las provincias de Castellón y Tarragona estará completada en 2020, año en el que finaliza la vigencia del mencionado plan. El plazo de redacción de ese estudio informativo es de dos años y su presupuesto de licitación es de 1,95 millones de euros. Los responsables de Fomento tienen claro que los trabajos a realizar consistirán en el análisis y la definición "de las actuaciones precisas para complementar en ancho internacional la actual doble vía de tráfico mixto de alta velocidad y ancho ibérico" de Castellón a Vandellós. Cuando el Ministerio habla de alta velocidad no se refiere a los 350 kilómetros por hora que podrán alcanzar los trenes entre Madrid y Valencia, sino a 200 o 220 kilómetros por hora. También se definirán las instalaciones ferroviarias de apoyo para los servicios, tanto de pasajeros como de mercancías. El tramo en estudio comprenderá Castellón, donde se conectará, bien al norte, bien al sur de la ciudad, tanto con la línea existente como con la futura línea de alta velocidad, y el área de Tarragona, donde entrará en contacto con el AVE Madrid-Barcelona y con la red convencional. "Esta reivindicación tan reiteradamente expuesta por distintos representantes de la sociedad valenciana es plenamente compartida por el Gobierno", manifestó ayer el delegado del Ejecutivo central en la Comunitat, Ricardo Peralta. Este estudio informativo es "el desmentido más claro a todos los que han afirmado que el Gobierno no tiene compromiso con esta obra", dijo en referencia al titular autonómico de Infraestructuras, Mario Flores. Por su parte, el conseller Flores, que esta semana pidió que el corredor mediterráneo funcione por completo en 2015, reclamó ayer que Fomento acorte los plazos para que la infraestructura esté plenamente operativa en seis años. "Es prácticamente imposible que el corredor mediterráneo sea una realidad en 2015, que es la fecha que según nuestras previsiones alcanzará un nivel de saturación que impedirá incrementar el tráfico de mercancías por el cuello de botella en este tramo", denunció Flores. El conseller alentó al Ministerio de Fomento a que agilice el proyecto utilizando el estudio informativo elaborado por Infraestructuras, entregado en el ministerio en mayo de 2007.

Fotos

Vídeos