El Valencia suma su quinta victoria seguida y acecha la tercera plaza

El conjunto levantino no arriesgó en la primera parte y esperó en la segunda su oportunidad para marcar las diferencias (1-2)

EFE |SEVILLA
El Valencia suma su quinta victoria seguida y acecha la tercera plaza

La disciplina táctica de la formación andaluza desde el inicio no dejó que el Valencia pudiera utilizar una de los mejores armas, el contraataque, por lo que el choque discurrió con equilibrio de fuerzas, sin mucho ritmo y sin que se crearan opciones claras ante las porterías.

Pareció que ambos equipos se conformaron con no pasar apuros defensivos para esperar algún lance aislado con el que desequilibrar el marcador, y pudo llegar a los 34 minutos, pero el centrocampista Alberto Rivera no fue capaz de batir al meta valencianista, César Sánchez, en una magnífica oportunidad. Seis minutos después, el chileno Mark González, quien jugó el partido al prosperar un recurso del Betis a su sanción, tuvo otra clara ocasión con un remate de cabeza al que respondió muy bien César.

Ahí se quedaron las ocasiones locales frente a un Valencia que hizo poco en la primera mitad para llevarse el partido y que no puso en aprietos al portero portugués Ricardo Martins en este período.

El ataque del Valencia

Los de Unai Emery salieron en la segunda mitad más adelantados con la idea de darle a sus hombres de ataque, desaparecidos en el primer período, algo de juego, pero eso también valió para que el equipo sevillano buscara huecos entre la defensa visitante.

El partido fue otro, con más intensidad y alternativas en el control del balón, y así se abrió el marcador a los veinte minutos de la reanudación, en una trenzada jugada entre David Silva, Juan Manuel Mata y David Villa, que culminó el delantero asturiano con un preciso taconazo que sorprendió a Ricardo.

El 0-1 hizo que el Betis redoblara sus esfuerzos en ataque, pero se encontró con un rival que jugó con mucha suficiencia con el marcador a favor y que a los 79 minutos sentenció el choque con su segundo tanto, también obra de Villa, que llegó tras un despiste defensivo local.

El gol del brasileño Ricardo Oliveira en las postrimerías del choque dio emoción, pues el Betis se volcó a por el empate, pero ya sin demasiado tiempo para conseguirlo.