Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Más Actualidad

03.03.09 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
'El fallero': Serrano lo compuso en Madrid hace 80 años
Como todos los que antaño sentían inquietudes artístico-literarias y querían abrirse camino, José Serrano tuvo que trasladarse a Madrid, tras haber dado pruebas inequívocas de su valía en la más tierna infancia. En efecto, no tenía aún cinco años y ya sabía solfeo, y a los seis ayudaba a su padre en las lecciones que este impartía en su academia de música de Sueca, de cuya banda era maestro director. Los estudios de armonía y composición los completó con Salvador Giner, piano con Roberto Segura y violín con Andrés Goñi.

En la capital de España consiguió en 1895 una beca del Ministerio de Fomento. Esta, no obstante, fue para él una época dura, en la que sufrió apuros económicos, hasta el punto de que para poder sobrevivir tuvo que trabajar como músico ambulante, tocando el violín en una orquesta en los cafés, además de componer canciones que cobraba a 25 pesetas cada una. Pero su talento, junto con su esfuerzo y dotes de sacrificio -aún chocando con su espíritu bohemio-, no tardó en dar sus frutos, proporcionándole fama y buena posición.

Ya aureolado por el éxito, en 1929 escribiría en su casa de Madrid el que con el tiempo se convertiría en el símbolo musical, insustituible, de las fiestas josefinas, el pasodoble El fallero. Según Martín Domínguez ("Las Fallas", texto recuperado por el Ayuntamiento de Valencia, 1992), El fallero resuena durante varios días y en toda la ciudad (y en todos los pueblos), interpretado por las incontables bandas de música, y coreado en ocasiones por las comisiones falleras como el himno popular de la fiesta...

Pero, ¿cuál es la enigmática historia que envuelve esta conocidísima composición? Francisco Almela y Vives, con su sencillez y claridad descriptiva, nos lo revela en el libro que acerca de la más universal de nuestras fiestas editó Argos en 1949, dentro de la colección "Esto es España": "La Sociedad Valenciana Fomento del Turismo (por medio del componente de dicha entidad, Antonio Royo Ample) habíase dirigido al maestro compositor don José Serrano en solicitud de que, para dar expresión al júbilo del gentío durante las fiestas de que se trata, compusiera un pasodoble. Y el maestro Serrano, a pesar de que aplazaba sine die la composición de obras que le habían de reportar provecho, ultimó rápidamente la que se le pedía. Bien es verdad que cuatro días antes de la fecha fijada para el estreno aún no había escrito una nota. Pero se encerró en su cuarto de Madrid y de una sentada terminó la composición. Al siguiente día la copistería -oportunamente prevenida- hizo cien copias. Y, cuando en Valencia ya estaban desesperados, un empleado de los coches camas llegó con el material. Así, el pasodoble intitulado 'El fallero' fue estrenado en el mismo año 1929 (el 18 de marzo) y conquistó, desde luego, una popularidad que, por lo demás, había de ir aumentando, sobre todo cuando poco tiempo después Maximiliano Thous, poniéndole letra valenciana, hizo posible que fuera cantado". El famoso pasodoble, por tanto, cumplirá 80 años dentro de unos días.

Ocasión esta muy propicia para rendir homenaje de recuerdo a su autor, como días pasados hicieron las 25 agrupaciones integrantes de la Coordinadora de Bandas de Música de la Ciudad de Valencia, que, con motivo de la VI Entrada de Bandas organizada por la Junta Central Fallera, interpretaron al unísono el vibrante pasodoble El fallero. No obstante, y aprovechando el evento, durante los próximos días de Fallas sería oportuno que todas las bandas concentradas en Valencia (¿cien, doscientas...?) repitieran el acto, lo que constituiría un acontecimiento histórico.

Como información que aquí puede venir como anillo al dedo, añadiremos a lo ya expuesto el fragmento del artículo que, bajo el título "Sueca: manantial de arroz, fábrica de fútbol y filón de artistas", se publicaba en el número 33 del efímero semanario Mascletà (del que este cronista fue colaborador), editado por la Junta Central Fallera y correspondiente al 3 de enero de 1953, hace ahora 56 años y, por consiguiente, ya historia. "Entre los grandes músicos españoles de todos los tiempos -afirmaba 'El Duende Azul'- puede citarse a otro que nació en Sueca y fue un gran valenciano. Se trata del maestro Serrano. A pesar de que se le tachó de perezoso, don José Serrano Simeón ha musicado más de sesenta actos de zarzuela, en los que hay más de cuatrocientos números musicales. Citemos El motete, La Reina Mora, Moros y Cristianos, El mal de amores, El amor en solfa, La Infanta de los bucles de oro, El Pollo Tejada, La mala sombra, El trust de los tenorios, Alma de Dios, La suerte loca, El carro del Sol, Si yo fuera rey, La canción del olvido, El Príncipe Carnaval (revista), Los de Aragón, Las hilanderas, Los claveles, La Dolorosa, La Venta de los Gatos (ópera)..., y su obra póstuma, Golondrina.

Por La Canción del Soldado, composición altamente patriótica, estrenada en la plaza de toros de Valencia el 5 de agosto de 1917 le fue concedida al maestro Serrano la Gran Cruz del Mérito Militar, que le sería impuesta por el Príncipe de Asturias en el homenaje que con tal motivo se le tributó en el Teatro Principal de Valencia el 11 de junio de 1925, como evoca Vicente Gascó Pelegrí en su libro Prohombres valencianos (Caja de Ahorros de Valencia, 1978), apostillando: "Célebre es para la historia de la música valenciana el verano de 1892, que Serrano pasó en Simat de Valldigna, del que era cura párroco su primo Eliseo Serrano Biguer; requerido por la banda del pueblo para que les escribiese un pasodoble, al siguiente día les entregó el titulado 'Simat', que pronto tocaba la banda por las calles en medio del mayor entusiasmo de la población. Este pasodoble, puesto en la zarzuela 'El motete', contribuyó muy directamente a su clamoroso éxito y a la consagración de Serrano como compositor en ocasión de su estreno en Madrid (1900)".
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS