Los enfermos mentales contarán con un centro de día en Ontinyent

La instalación dispondrá de 90 plazas destinadas al tratamiento de varias patologías

R. MORENO| ONTINYENT
Planta baja en la que está situado el Cris actualmente. /LP/
Planta baja en la que está situado el Cris actualmente. /LP

El Centro de Rehabilitación e Inserción Social de Ontinyent (Cris) dispondrá próximamente de un centro de día que dispondrá en total de 90 plazas destinadas a enfermos mentales. Así lo aseguró el director del Cris, Jaume Ferrándiz, ayer tras una reunión mantenida con la alcaldesa de Ontinyent, Lina Insa, en la que confirmó al centro la cesión de unos terrenos próximos a la ubicación del local en el barrio del Llombo. Según comentó el director del Cris el Consistorio ha tramitado la concesión de este espacio urbano que se encuentra ahora "en el comienzo de un proyecto que una vez esté finalizado saldrá a concurso para su futura construcción". La administración de este centro se gestiona a través de subvenciones cedidas en por la Conselleria de Bienestar Social y por el propio Consistorio ontinyentí. Ferrándiz señaló que la subvención a través de la cual se pondrá en marcha el nuevo centro "está todavía en proceso, ya que por el tema de la crisis estas cosas están ahora en el aire y desconocemos cuando nos la concederán". El nuevo centro dispondrá de dos plantas con 70 plazas para la ayuda ambulatoria y 20 para el centro de día. El director de estas instalaciones indicó que el edificio "tendrá un máximo de dos plantas, ya que las características del centro tienen que estar adecuadas a la movilidad y características de los enfermos". La construcción del centro de día supondrá también una ampliación de personal. Ferrándiz señaló que además de dar mayor cobertura a los enfermos "contaremos con más personal especializado en las diferentes enfermedades que tratamos". El responsable del Cris manifestó que cada vez "atendemos más casos de jóvenes con esquizofrenia provocada por el consumo de estupefacientes y si antes la edad más temprana en el diagnóstico de esta enfermedad eran los 35 años ahora nos encontramos con casos de jóvenes con 25 que ya presentan síntomas". Ferrándiz explicó que la crisis actual "también predispone a las personas a padecer estos trastornos psiquiátricos". El responsable del centro indicó que la pérdida de puestos de trabajo y de solvencia económica "puede desencadenar trastornos mentales que creemos se incrementarán en el 2010". El director afirmó que estos trastornos "pueden aparecer en la base genética, por vulnerabilidad psicológica o bien por factores externos como las drogas o incluso el desempleo".

Fotos

Vídeos