Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Valencia

Valencia

La segunda fase del parque incluye huertos de árboles frutales y plantas aromáticas
05.02.09 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Marxalenes estrena jardín de los olores
Tres vecinos descansan en uno de los bancos del parque. Como novedad, cuentan con ceniceros incorporados.
El parque de Marxalenes por fin está completo. Tras la inauguración de la segunda fase, los vecinos ya pueden disfrutar de una de las zonas verdes más grandes de la ciudad. La ampliación del jardín se ha ideado como un homenaje a la casi extinta huerta valenciana. Prueba de ello son los pequeños campos de cultivo que se han situado en las inmediaciones de la Casa Lluna, que disponen de un sistema de riego tradicional (mediante inundación por canales) y en los que se han plantado gran variedad de especies vegetales, aunque con un criterio común: jugar con los aromas de la naturaleza. En los próximos meses los vecinos verán crecer perales, naranjos amargos, azofaifos, granados o membrilleros, así como plantas medicinales, desde la valeriana, la manzanilla o la salvia. Todas ellas perfectamente combinadas con varios rosales y arbustos de temporada.

La encargada de inaugurar la ampliación, que ha supuesto una inversión de tres millones de euros, fue la alcaldesa Rita Barberá, que acudió acompañada de gran parte de su equipo de Gobierno y de gran parte del vecindario, a juzgar por el séquito que la seguía durante el paseo por la zona verde. Desde niños que buscaban una foto hasta mayores que le planteaban los problemas del barrio. La extensión total del parque es de 80.000 metros cuadrados, aunque la zona inaugurada alcanza los 10.900.

Este espacio es un homenaje a la huerta y al pasado árabe de la ciudad, como demuestra el sistema de acequias que permite regar los pequeños campos de cultivo, denominados arriates. De hecho, se alimentan del agua almacenada en una gran alberca. Para llegar a la zona, se atraviesa un amplio palmeral compuesto por 118 ejemplares.

La ejecución total del parque ha corrido a cargo de la concejalía de Urbanismo, aunque desde ahora la gestión recaerá en la delegación de Parques y Jardines. Una vez terminada la ejecución, sólo quedará pendiente la restauración de tres inmueble históricos situados en el interior. La Casa Lluna, que se destinará a un centro para personas mayores, la Casa Voro, que se convertirá en un centro de juventud, y la vieja fábrica de aceite, para la que ya existe un proyecto de rehabilitación, según confirmó ayer la propia Barberá.

Cuando la alcaldesa acude a una inauguración, vuelve a despacho con los bolsillos llenos de peticiones vecinales. Ayer, algunos residentes criticaban la situación en que ha quedado su edificio. Se trata del inmueble de la avenida Portugal que se empotra en la zona verde y que queda fuera de ordenación ya que el suelo está grafiado como un jardín. Esto hace que los vecinos no tengan la posibilidad de vender o hipotecar la vivienda, lo que ha motivado que pongan el asunto en manos de sus abogados. Al estar incluido en la zona verde, ha sido necesario vallar la parte del parque que recae a la zona para evitar que la gente se cuele fuera del horario de apertura. Mientras, los vecinos piden soluciones.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS