Exportadores de viñetas

Los dibujantes e ilustradores de la Comunitat consiguen vivir del cómic gracias a trabajos en Estados Unidos y Francia

C. VELASCO| VALENCIA
Hulk, de Diego Latorre./
Hulk, de Diego Latorre.

Spiderman, los 4 Fantásticos y Hulk, por citar algunos ejemplos, se colaron (Clup, clup) en la infancia de Daniel Torres, Salvador Larroca, Víctor Santos, Paco Roca y Diego Latorre. Los ilustradores de la Comunitat han conseguido infiltrarse en las viñetas de los cómics. No son sus héroes, aunque pueda considerarse una hazaña vivir profesionalmente del tebeo, pero sí son protagonistas del trazo de los dibujos. Las editoriales de Estados Unidos son las que hacen rentable para los dibujantes el echar horas sobre un folio o pantalla en blanco. Marvel se ha fijado, otra vez, en un ilustrador de la Comunitat. En este caso Diego Latorre, residente en Vinaròs, ha creado su particular Hulk. Wow, wow! "Dibujar Hulk para Marvel supone hacer lo que más me gusta para una de las editoriales más potentes del mundo, con un superhéroe que es de los pocos que no lleva mallas ridículas... la única pega que le encuentro a los superhéroes. La serie regular de es el número dos en ventas en EE. UU. Es una plataforma brutal. Y el sueño de cualquier crío", explica el ilustrador. Este es su primer trabajo para Marvel, pero no el único en Norteamérica. Hace tres años la obra de Latorre vio la luz en la editorial DC Comics. Clic, clic. Del puño del diseñador, de 35 años, salieron Superman, Supergirl, Jocker, personajes de Batman, Nuevos Titanes.... El próximo marzo, los lectores estadounidenses se toparán con su Hulk y desconoce cuándo se publicará en España. "Trabajar para Marvel ha sido complicado y sencillo a la vez. Difícil porque hace cerca de dos años que fui a Nueva York a hablar con la editorial, pero no encontraban el proyecto que encajara con mi estilo. Cuando mi editor Mark Paniccia encontró algo para mí, todo fue muy sencillo. Me mandó el guión con enlaces a referencias gráficas en internet, envié los (bocetos a lápiz de las páginas) y no me hicieron cambiar absolutamente nada", comenta. "Ahora sólo falta esperar la reacción de los fans, ya que mi versión de Hulk es bastante personal", añade. En el trazo de Latorre se aprecia la influencia del diseño gráfico e industrial, de la publicidad, de la fotografía… Ha aportado "una sensibilidad más moderna y europea a los superhéroes americanos, pero con el mayor de los respetos", según sus palabras. "No critico nada, al contrario. Mezclo todo lo que me gusta e intento que el resultado sea algo nuevo y, sobre todo, algo bueno. No sé, yo estoy muy orgulloso de cómo ha quedado, pero ya veremos", confiesa el dibujante de Vinaròs. Punto 'friki' Paco Roca, que recientemente ganó el Premio Nacional de Cómic 2008, también ha coqueteado con las editoriales de Estados Unidos como el colorista de Salvador Larroca, otro dibujante valenciano que a golpe (¡Pof! ¡Paf!) de dibujo ha conseguido vivir a costa de Spiderman, los 4 Fantásticos o X-Men. "Colaboraba con Salva porque es mi amigo y por mi punto de cariño a los superhéroes, pero ahora mi mercado es el europeo", asegura Roca, colaborador de de LP Punto Radio. El autor de , que se ha publicado en España, Italia y Francia, se considera un afortunado por poder vivir del tebeo. Ooooh! Ooooh! Él ofrece su propia teoría: es una cuestión de mercado. "La tirada de un cómic en España apenas supera los 3.000 ejemplares, como mucho. Una cifra que dista de las tiradas de los tebeos en Estados Unidos o Francia que superan los 10.000 ejemplares e incluso ascienden a 500.000 en determinados casos. Esto lamentablemente sería impensable no sólo en la Comunitat, donde existe una importante cantera de ilustradores, sino en España", argumenta. Tras la teoría del mercado, cómo no, se oculta una cuestión cultural. "En Norteamérica y en otros países europeos, salvo España, la lectura de cómics no tiene ruptura. Es decir, los lectores los comienzan a leer en la infancia, en su adolescencia y cuando son adultos prosiguen con su lectura, aunque la temática sea más social. Aquí no sucede así, sino que hay una ruptura pese a ser un país con tradición de tebeo", señala. Y a continuación nombra a los protagonistas de las viñetas más castizos, como Mortadelo y Filemón, Zipi y Zape, y no olvida a los de cuño valenciano, como Pumby o El capitán Trueno. Pese a todo, no predice una viñeta con fundido en negro al cómic. Wuhuhuhuhu! No tiene miedo al futuro. Apunta un "fenómeno extraño", a su juicio, sobre el repunte de la novela gráfica. "Los adultos, que abandonaron la lectura de cómics, se están re-enganchando a la novela gráfica. Las grandes superficies, como la Fnac, aportan su granito de arena, sin olvidar que son muchos los autores que cosechan este género", explica Roca. Por ejemplo, uno de los últimos en caer en la tentación de la novela gráfica fue el afamado Paul Aster. El escritor estadounidense publicó recientemente , el primer volumen de su trilogía de Nueva York, versioneada por Paul Karasik y David Mazzucchelli como novela gráfica. "Vivir del cómic aquí en España es prácticamente imposible. Tienes que irte fuera. Es más sencillo publicar en Francia o EE. UU. que aquí… y con la herramienta que supone internet puedes hacerlo desde casa. Sólo hay un requisito imprescindible: que lo que haces guste. Así de fácil. O no", comenta Diego Latorre. Algo que suscribe Víctor Santos, otro dibujante valenciano que comenzó a colaborar en fanzines y publicaciones en 1998. Su debut en el mercado norteamericano se produce en 2006, cuando publica la novela gráfica en blanco y negro de temática samurai titulada , guionizada por el tejano Miles Gunter (Bastard Samurai, BRPD) para la editorial estadounidense Image. "Sí, mi trabajo es el cómic, pero hasta que lo he conseguido me ha costado. En España sólo si estás en nómina de la revista puedes vivir de esto", afirma. Entre 2007 y 2008, el ilustrador valenciano publicó el libro , que ofrece un repaso a su trayectoria con cómics, ilustraciones y material inédito hasta ahora. También repite con Miles Gunter en , publicado simultáneamente en España y Estados Unidos. Acaba de finalizar para DC Comics la novela gráfica , cuyo guión recae en el prestigioso escritor Brian Azzarello, que se publicará esta primavera. "Yo trabajo sobre guión. Recibo el texto por mail y dibujo los personajes. El ritmo es sencillo, algo que permite compaginarlo con otros trabajos", según Santos. Rutina laboral La rutina laboral de Estados Unidos es más asfixiante que la impuesta por las editoriales francesas o belgas, para las que trabaja Paco Roca. El dibujante valenciano está acabando su próximo álbum, que debía haber entregado el pasado marzo. Gloups! "Con las obligaciones sociales del Premio Nacional de Cómic no he podido avanzar el próximo álbum", admite. Ahora está enfrascado en sus viñetas que ha de presentar en la editorial a principios de este mes. Se titulará y está basado en un relato del escritor Jorge Luis Borges. "Tiene un poco de realismo mágico y espíritu kafkiano. Es una historia sobre el destino que refleja que muchas veces lo absurdo es más real que la propia realidad", explica. Y la realidad es que son numerosos los ilustradores de la Comunitat que viven del cómic gracias al negocio fuera de las fronteras patrias. Daniel Torres, Salvador Larroca o Victoria Francés son los autores consagrados, pero la tinta no se detiene en ellos. Aún hay mucha tira que contar. Uufff!

Fotos

Vídeos