Una empresa solicita 33 veces licencia para instalar una central fotovoltaica en Villena

Los Verdes denuncian que se trata de una argucia legal para eludir el informe ambiental

R. BERNABEU| VILLENA
El huerto solar instalado en el Realengo, en el término municipal de Crevillent./
El huerto solar instalado en el Realengo, en el término municipal de Crevillent.

Hasta 33 solicitudes distintas para ejecutar un mismo proyecto. Este es el extraño caso que ha sucedido con la aprobación por parte de la Junta Local de Gobierno de Villena, presidida por la alcaldesa popular Celia Lledó, de la instalación de una planta solar fotovoltaica en el término municipal. El asunto fue destapado por el grupo municipal de Los Verdes durante el punto de ruegos y preguntas del pleno ordinario celebrado en la noche del pasado lunes. Según denunciaron, la misma mercantil presentó un total de 33 solicitudes de licencia de obra para la construcción de una central fotovoltaica de 100 kilovatios de potencia. Aunque en el encabezamiento de la documentación figuraba idéntico nombre de la empresa, Plansofol, sin embargo la identificación fiscal (NIF) era distinta en cada una de los 33 expedientes. Pese a lo inusual de este asunto y a los informes desfavorables de los técnicos municipales, los miembros del equipo de Gobierno del Partido Popular, encabezados por la alcaldesa Celia Lledó, decidieron conceder las 33 licencias solicitadas por esta misma firma dedicada a la explotación de energías renovables. Según han denunciado los concejales de Los Verdes durante el último pleno municipal, este rocambolesco procedimiento administrativo no sería más que una argucia legal de la empresa para eludir el preceptivo informe de impacto ambiental que normalmente se requiere para la instalación de una actividad de este tipo. Por otra parte, el grupo municipal de Los Verdes ha instado al equipo de Gobierno local a firmar un convenio de colaboración con la mercantil interesada, ya que, según el grupo ecologista, el proyecto podría quedar invalidado al tratarse de una empresa contratada por otra empresa, en este caso la firma Reciclados del Mediterráneo, dedicada a la gestión de residuos industriales no peligrosos.