La nobleza abre sus puertas

El Palacio de la Real Maestranza de Valencia se podrá visitar por grupos reducidos tras un acuerdo con el Consell

C. FERNÁNDEZ| VALENCIA
Una de las estancias del palacio con dos armaduras./
Una de las estancias del palacio con dos armaduras.

C ómo eran las armaduras de los nobles, cuál era el reglamento por el que se regían, cómo luchaban y que función tenía y tiene la Real Maestranza de Valencia. Todas estas preguntas tendrán respuesta después de que la histórica institución haya decidido abrir las puertas de su sede a las visitas tras un acuerdo auspiciado por el vicepresidente Vicente Rambla. El Palacio de la Real Maestranza de Caballería, ubicado en la plaza Nules, guarda celosamente documentos de siglos y siglos de historia y un valioso patrimonio nobiliario de tapices y armaduras que pocos valencianos han visto. "Pretendemos que los ciudadanos conozcan la historia de la Real Maestranza, su sentido y los actos culturales que realizamos y además queremos hacer público nuestro archivo", explicaba ayer a LAS PROVINCIAS el teniente del Hermano Mayor de la Real Maestranza, José María Álvarez de Toledo Gómez Trénor. El vicepresidente primero del Consell, Vicente Rambla, inició hace unos meses conversaciones con el teniente del Hermano Mayor y finalmente llegaron a un acuerdo. La Dirección General de Patrimonio ha concedido 6.000 euros a la institución para contribuir en el mantenimiento del palacio y en su programación cultural. Por su parte, la entidad privada se compromete a abrir su palacio al público para visitas concertadas. "Es la primera vez que nos conceden esta ayuda y estamos muy agradecidos porque mantener los tapices y el palacio es muy costoso", afirmó el teniente del Hermano Mayor. La edificación palaciega, construida sobre un edificio barroco y remodelada al gusto neoclásico por el arquitecto Salvador Monmeneu en 1850, está declarado Bien de Relevancia Local y es una de las joyas patrimoniales del centro histórico. La Real Maestranza de Caballería de Valencia nació en 1697 con el fin de preparar en las artes militares a toda la nobleza para que se incorporara a los Reales Ejércitos en el momento en el que fuesen requeridos para defender a la corona. Hoy en día sus miembros no se preparan para la guerra, pero sí forman parte de una entidad a la que pocos pueden pertenecer. La condición sine qua non para ser integrantes de la institución es demostrar que sus cuatro apellidos pertenecen a linajes nobiliarios. Ejercen diferentes profesiones liberales, son abogados, arquitectos o empresarios, pero su condición de noble les honra y poseen la categoría de maestrantes como el Marqués de Mortontal, el marqués de Dos Aguas, el duque de Parcent, el barón de Terrateig o el marqués de Mirasol. Todos ellos integrantes entre los 200 miembros que forman parte de la Real Maestranza de Valencia. "Estamos preparando unas jornadas sobre la participación que tuvo esta entidad en la Guerra de la Independencia en 1808 y el importante papel que desempeñó ante la llegada de las tropas francesas", explicaba el teniente. Tan sólo hay cinco Reales Maestranzas en España, la de Valencia, Zaragoza, Sevilla, Ronda y Granada y la preside su Hermano Mayor, su Majestad el Rey. "Tenemos encuentros anuales con todos ellos y participamos en actividades culturales y por eso queremos que se reconozca nuestro papel en la sociedad valenciana", decía Álvarez de Toledo. El palacio resiste el paso de los siglos y protegido silenciosamente por sus robustas armaduras. cfernandez@lasprovincias.es

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos