Defensa no dejará copia en Castellón de los archivos de la Guerra Civil que se llevó a Madrid

El Ministerio se compromete a digitalizar los expedientes y a ponerlos a disposición del público, pero no a devolverlos a La Plana

J. A| VALENCIA/CASTELLÓN
Imagen del fondo documental de archivos de Salamanca./
Imagen del fondo documental de archivos de Salamanca.

Los expedientes de juicios sumarísimos de la guerra civil, que describen toda una época y miles de historias de la provincia, no tendrán copia en Castellón ni en el resto de la en la Comunitat. El Ministerio de Defensa confirmó ayer que "la obligación de dejar una copia digital atañe a los fondos que se integren en el Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, lo que no es la situación actual". Los archivos de este periodo bélico están siendo trasladados hasta el "antiguo acuartelamiento del Infante Don Juan de Madrid", añadieron desde el Gobierno. Se trata de un recinto adecuado para depositar estos fondos "temporalmente mientras se procede a su cotejo y a la comprobación de su estado". De esta manera queda una puerta abierta a que estos expedientes regresen a la Comunitat. El origen de la iniciativa que está llevando a cabo el Gobierno está en el Tribunal Militar número 1, que "preocupado por la dispersión de sus archivos en las diversas zonas de su competencia y por el estado de parte de ellos, solicitó a Defensa unas instalaciones adecuadas y los servicios técnicos necesarios para su tratamiento y posterior puesta a disposición del público, de acuerdo con la normativa vigente", según manifestaron desde el Ministerio. Eso sí, Defensa se comprometió a que los fondos reunidos en la capital de España "sean puestos a disposición del público lo antes posible" y que en sus previsiones "está la digitalización de los mismos". El Gobierno responde a las declaraciones de la directora general de Archivos de la Generalitat, Silvia Caballer. Además, desde el Ministerio lamentaron "los perjuicios particulares que haya podido causar el traslado de esta documentación de carácter militar". Por este motivo, Defensa ha dado las pertinentes instrucciones "al personal especializado que está procediendo al tratamiento técnico" de estos fondos para que atiendan "prioritariamente las peticiones de quienes, bien por interés particular o por investigaciones académicas, estuvieran ya trabajando en los mismos". Finalmente, insistieron en su intención de que todos estos fondos, y los que se trasladarán en un futuro hasta el citado edificio en la capital de España, estén a la mayor brevedad que sea posible a disposición de los interesados. Por su parte, fuentes de la Conselleria de Cultura volvieron a mostrar ayer su disconformidad con la actuación del Gobierno en este traslado de expedientes sumarísimos de la guerra civil y manifestaron su rechazo a que estos fondos se marchen de la Comunitat. No obstante, manifestaron que se trata de archivos que pertenecen al Ministerio de Defensa y que, por lo tanto, no podían hacer nada por retenerlos, simplemente dejar claro su negativa al traslado y quejarse tantas veces como sea necesario para intentar su regreso. Especialmente contrariados están en Castellón, donde 13.000 de estos expedientes que estaban en la subdelegación de Defensa en la provincia ya han viajado hasta la capital de España. Se espera que otros 40.000 archivos de Capitanía General y el Gobierno Militar de Valencia y 30.000 más de la subdelegación de este Ministerio en Alicante sigan el mismo camino casi de manera inmediata. El Ayuntamiento de Castellón, y en concreto el edil de Cultura, Miguel Ángel Mulet, ya manifestó sus críticas respecto a la decisión de sacar los documentos de Castellón y anunció que el Ayuntamiento "no se iba a quedar parado" contra el "expolio de un patrimonio histórico de la ciudad". De hecho, en el próximo pleno del Ayuntamiento, el PP presentará una declaración institucional en el que reclama los papeles. En la misma línea, el Bloc presentó ayer la declaración institucional que llevarán al pleno del Ayuntamiento, en el que reclaman al Gobierno central el "retorno inmediato de los archivos relativos a las comarcas de Castellón, iniciando los trámites para acondicionar un espacio digno y aprovechando los recursos técnicos disponibles para que puedan ser consultados por los investigadores desde cualquier lugar". Además, exigen al Ejecutivo central la "devolución de los papeles de Salamanca, confiscados en la Guerra Civil y la posguerra, originalmente propiedad municipal". En esta línea, el portavoz de Iniciativa en la capital de La Plana, Vicent Grau, quiso recordar ayer al PP que en Salamanca todavía quedan "muchos documentos robados durante el franquismo en Castellón". Se trata, aseguró, de archivos relacionados con poblaciones como Albocàsser, Alcalà de Xivert, Benicarló, Benicàssim, Borriol, Cabanes, Cinctorres, Pobla Tornesa, Sant Joan de Moro, Torreblanca, Vilafamés, Vilafranca, Vila-real, Vinaròs e incluso Castellón. En concreto, concluyó, quedan en Salamanca "750 cajas, de las que 365 corresponden a la sección política y social de Castellón". Grau recordó que la ley debe hacerse cumplir para todos.