Recogen un millar de firmas contra el centro musulmán de Nou Alacant

La policía paraliza unas obras sin licencia y los vecinos anuncian movilizaciones

M. A. G.| ALICANTE
Varias personas transitan junto al antiguo centro de salud de General Espartero donde se pretende adecuar una mezquita./
Varias personas transitan junto al antiguo centro de salud de General Espartero donde se pretende adecuar una mezquita.

Ya tiene casi un millar, pero prevén alcanzar las cinco mil. Los vecinos de Nou Alacant recogen desde hace unos días firmas en contra de la adecuación de un centro musulmán, una mezquita en el antiguo centro de salud de General Espartero. Aseguran sentirse engañados y advierten que se opondrán con todas sus fuerzas a que el antiguo centro de salud del barrio se reconvierta en mezquita. "Hemos visto los planos -explica la presidenta de la asociación vecinal de Nou Alacant, María Dolores Alavés- y la petición de licencia es para el culto. Además en los planos se recogen tres lavaderos de pies en el exterior y distintas salas de oración". Los representantes vecinales mantuvieron hacen unas semanas una reunión con los responsables de la asociación marroquí La Paz y el Ayuntamiento de Alicante para conocer el proyecto. Según la presidenta de los vecinos de Nou Alacant, los representantes marroquíes siempre han defendido que su proyecto se limitaba a adecuar en el interior del antiguo centro de salud una madraza, una escuela, donde estudiarían los niños árabes. Por este motivo los vecinos se sintieron inclinados a respaldar este proyecto, según explica la representante de los vecinos, pero ahora se sienten engañados, tras conocer los planos y la petición de licencia a un lugar de culto. "Nos han engañado ", acusa Alavés, que añade además que a las más de 700 firmas que han recogido ya contra la instalación de la mezquita, se sumarán muchas más, hasta cinco mil puesto que no han hecho más que empezar. Este mismo sábado, 10 de enero, los vecinos instalarán una mesa en plena calle, en el barrio, para seguir recogiendo firmas en contra de este proyecto de la comunidad árabe. Pero la indignación vecinal va aún más lejos, puesto que reconocen además que los responsables del proyecto han iniciado, sin permiso las obras en el interior del edificio. Un edificio de propiedad particular que ha sido alquilado, al parecer por 2.000 euros al mes, a la asociación árabe. "Intentamos que fuera el Ayuntamiento quien lo alquilara -reconoce Alavés- para trasladar ahí las dependencias de la asociación vecinal pero a nosotros el dueño nos pedía 5.000 euros mensuales". Una cantidad que el Consistorio se negó a asumir. "No querían alquilárnoslo a nosotros", se lamenta la presidenta de los vecinos de Nou Alacant que especula que "en caso de haber reducido el precio a los 2.000 que pagan ahora, al lo mejor el Consistorio sí hubiera alquilado las dependencias. Aún no hay permiso y los problemas ya han surgido en el barrio. Hace unos días la instalación de un contenedor de obra desató las alarmas. Poco después los vecinos denunciaban que en el interior de las instalaciones estaban realizándose obras. La policía se desplazó hasta el antiguo centro de salud y comprobó que se estaban acometiendo obras y el derribo de varios tabiques sin la correspondiente licencia municipal de obra. Así, siempre según la presidenta de los vecinos, la policía local procedió a paralizar las obras. Ahora los vecinos no están dispuestos a que la asociación marroquí La Paz siga "engañándoles con falsos compromisos y explicaciones que nadie se cree". La asociación vecinal anuncia además una manifestación en la que se cortará la Gran Vía para que el proyecto no cuente con premiso municipal. La fecha aún no está decidida, pero el resto de la petición que se remitirá a la Subdelegación de Gobierno ya está redactado. La fecha de la convocatoria ciudadana se decidirá en los próximos días.