La Universidad Católica recibe el visto bueno para impartir Medicina

El Gobierno también autoriza las titulaciones de Podología y Odontología

CONCHA RAGA| VALENCIA
El rector, José Alfredo Peris./
El rector, José Alfredo Peris.

La Universidad Católica empezará el año 2009 con las mejores noticias para la institución y para algunos de sus alumnos. Tras una larga espera, el Gobierno le reconoce las titulaciones de Medicina, Odontología y Podología, después de que la Agencia Nacional de Evaluación y Calidad (ANECA) rechazara en varias ocasiones los correspondientes expedientes. Los trámites burocráticos parecen haber llegado a buen puerto. Según pudo confirmar ayer LAS PROVINCIAS, la Aneca ha comunicado verbalmente al rector de la Universidad Católica, José Alfredo Peris, que se va a emitir un informe favorable, paso previo para que el Gobierno homologue las titulaciones de Medicina, Podología y Odontología que tiene pendientes de aprobación la institución académica. La notificación de que se da luz verde a estas tres carreras sanitarias no se ha realizado aún por escrito. Sin embargo, es la primera vez que la Agencia Nacional se pone en contacto con la universidad para indicarle que el informe para impartir estos estudios es favorable. La Universidad Católica mostró todo tipo de cautelas sobre el resultado de la tramitación de las titulaciones afectadas. Ni afirmó, ni negó. Fuentes académica se limitaron a señalar que no les ha llegado "ninguna comunicación oficial, ni aparece nada en la web del Ministerio ni tampoco en la de la Aneca". En esta actitud de discreción, dichas fuentes abundaron en la explicación de que mientras no se disponga de esa información por vía oficial "la Universidad no se va a pronunciar ni va a hacer ningún tipo de valoración", indicaron. La Católica está, por tanto, a la espera de que la información extraoficial de la Agencia Nacional de Evaluación le sea notificada por escrito. Con el informe de la Aneca, preceptivo aunque no vinculante, aún queda un trámite por realizar. La comisión de títulos del Consejo de Universidades del Ministerio de Ciencia e Innovación, responsable de Universidades, deberá dar su visto bueno, aunque siempre se aplican las conclusiones de la Agencia, como ha ocurrido hasta el momento cuando se ha denegado la homologación de estas enseñanzas. La Universidad Católica lleva varios meses pendiente de esta decisión, aunque sí dispone de la autorización de la Generalitat. De las cuatro titulaciones del área de Ciencias de la Salud que imparte esta institución privada, dependiente del Arzobispado de Valencia, tan sólo la de Fisioterapia cuenta con la verificación del Gobierno central. Medicina, Podología y Odontología tuvieron que reiniciar toda la tramitación después de que la documentación fuera devuelta en tres ocasiones. La Católica puso en marcha los estudios de Medicina en el curso 2007-2008. Ofertó 60 plazas en cada una de las cuatro titulaciones sanitarias, que se cubrieron de inmediato. Durante ese primer curso se iniciaron los trámites para que el Gobierno homologara las enseñanzas, que ya se plantearon adaptadas a las directrices del Espacio Europeo de la Educación Superior (EEES). Pero las cosas no fueron fáciles y, contra todo pronóstico, la Aneca emitió un informe negativo que desencadenó todo un largo proceso de recursos ante diferentes instancias ministeriales. Tan sólo Fisioterpia consiguió, antes del verano, que fuera reconocida por el Gobierno, mientras que, tras varios rechazos, las otras tres carreras universitarias tuvieron que iniciar el proceso partiendo de cero. A pesar de ello, este curso la Universidad Católica volvió a abrir matrícula para alumnos de nuevo ingreso en estas disciplinas y volvió a cubrir las plazas ofertadas. En la actualidad se está impartiendo primero y segundo de Medicina, Podología y Odontología como titulación propia autorizada por el Consell, lo que significa que mientras no obtenga el reconocimiento del Minsiterio, tan sólo tienen validez para desarrollar estas actividades profesionales en el ámbito de la Comunitat Valenciana. Las enseñanzas se imparten bajo el epígrafe de y se diversifica en las tres titulaciones que, finalmente, parecen haber quedado desbloqueadas en instancias gubernamentales. La puesta en marcha de estas enseñanzas no estuvo exenta de polémica. Las universidade públicas criticaron que la Generalitat apoyara a la Católica mientras impedía la tramitación de otras titulaciones al resto de instituciones. El Consell, por su parte, argumentó la necesidad de duplicar la formación de médicos ante la escasez que de estos profesionales en la Comunitat.