El mercado del futuro

La nueva superficie comercial de Algemesí está cada día más cerca de ser una realidad adaptada para el siglo XXI

REDACCIÓN| ALGEMESÍ
Una recreación virtual de cómo será el parque Salvador Castell tras su reforma./
Una recreación virtual de cómo será el parque Salvador Castell tras su reforma.

Seguridad, comercio y ocio. Estas son las características que definen las tres obras que Algemesí ya está llevando a cabo y que, sin duda alguna, buscan mejorar la ciudad en los más diversos ámbitos. La eliminación del paso a nivel con barreras junto a la estación de Renfe, la construcción del nuevo mercado municipal y la reforma del parque Salvador Castell son los tres proyectos, con diferente grado de ejecución, que marcan la actualidad de la ciudad. Desde que empezó su planificación, el nuevo y esperado mercado municipal de Algemesí está cada día más cerca de ser una realidad. El proyecto contempla la creación de tres plantas subterráneas de aparcamientos con una capacidad total para 320 vehículos, de las cuales 220 plazas saldrán a la venta y el resto - en torno a un centenar- serán gestionadas de la misma manera que un párking para el estacionamiento habitual de vehículos. Aunque el coste del nuevo proyecto se calcula en 1.050.000 euros, sólo la venta de las plazas de aparcamiento ya supera esta cantidad. "Con ello conseguiremos ayudar a descongestionar de tráfico el centro de la ciudad y potenciar una importante área comercial", asegura el alcalde de Algemesí, Vicent Ramón García Mont. El mercado se construirá en la plaza del Mercat a pie de calle, una medida que satisface tanto a los vendedores como a los vecinos de la ciudad. De hecho, fueron ellos, los ciudadanos de Algemesí, quienes recogieron más de 5.000 firmas para que las nuevas instalaciones estuviesen a plena luz del día. Con esta obra, el nuevo equipo de gobierno del Ayuntamiento de Algemesí apuesta decididamente por un mercado digno y moderno, adaptado a las exigencias del comercio del siglo XXI y que se autofinancia con soluciones imaginativas. Sin embargo, el proyecto más próximo a su finalización es aquel que incrementará la seguridad de los vecinos de Algemesí y de los centenares de usuarios del tren. Se trata de la construcción de un paso inferior que elimina el paso a nivel con barreras ubicado junta a la estación de Renfe, en la calle Muntanya. A día de hoy, esta vía ya va tomando forma. Finalizado el empuje del cajón de hormigón con el que se crea el paso y las obras de extracción de tierra y colocación del cajón de hormigón, se puede decir que el 70% del nuevo paso a desnivel ya está finalizado. A todo ello ha contribuido el hecho de que las obras hayan llevado un buen ritmo durante todo el proceso de construcción. De esta manera, han sido supervisadas constantemente para que en el menor tiempo posible y causando las mínimas molestias esté terminado cuanto antes. Las lluvias, como suele suceder, han ralentizado los trabajos. Con el cajón ya instalado, sólo faltará urbanizar la zona y los accesos con aceras, asfaltado, iluminación y zonas verdes. Tras el fin de las obras, el paso a desnivel conseguirá conectar el barrio del Raval con el resto de la ciudad, separado hasta la fecha por las vías, y lo que es más importante, con plena seguridad para todos. Remodelación necesaria También el parque Salvador Castell va a ser reformado para conseguir su modernización y mejora. Se trata de una de las zonas ajardinadas de mayor afluencia de la ciudad que, con el paso de los años, se ha ido deteriorando. Por ello, a falta de una remodelación necesaria y adecuada con anterioridad, se ha visto afectado tanto por la circulación como por la escasez de agua actual. "Con esta reestructuración se pretende que vuelva a adquirir la función de un parque. Esa función social como punto de encuentro, zona de paseo y de relax en la que poder disfrutar de la naturaleza y tranquilidad que propician las zonas ajardinadas de nuestra ciudad", expone García Mont. Así pues, desde el Consistorio va a llevarse a cabo dicha remodelación dividida en varias fases. En la primera de ellas, con un coste de 398.000 euros más IVA -de esta inversión, más del 30% serán subvencionados por la Diputación de Valencia a través del Plan de Actuaciones Urbanas (PAU) y del Plan Provincial de Obras y Servicios (PPOS)- se paliarán las deficiencias básicas de seguridad, reciclaje y ahorro de agua en la zona central. Con esta primera modificación, se pretende dar solución a los problemas circulatorios de la zona, como también mejorar el aspecto visual de la misma", comenta el concejal de Parques y Jardines, Antonio F. Saá. Posteriormente se llevarán a acabo varias fases más de remodelación en las que se actuará sobre la zona final y terrazas. En estas intervenciones posteriores, se buscará mejorar aspectos de adecuación y acondicionamiento de arboleda, pavimentado e iluminación, para continuar con la instauración de rosaledas y plantas que aporten colorido y que integren el monumento a Cabanilles, así como el conjunto arquitectónico del parque. La rehabilitación del parque Salvador Castell también tiene como objetivo mejorar las instalaciones del servicio de aguas a través del reciclaje y de nuevos sistemas de depuración de aguas. Con la misma finalidad de atender a la sostenibilidad medioambiental, se instalará un sistema de recogida de aguas pluviales para su posterior reutilización. No hay que olvidar que, tras su reforma, el parque Salvador Castell, dispondrá de un nuevo sistema de riego por aspersión con sensor de lluvia, capaz de ahorrar agua. Y para los que opten por la bicicleta para sus desplazamientos por Algemesí, también se creará un carril-bici que unirá distintas zonas de la ciudad. De esta manera es como Algemesí se prepara para crear una ciudad adaptada y habilitada a las necesidades de sus vecinos. Con más protección y mayores alternativas para el comercio y la diversión.