Vila-real aprueba hoy el convenio de Azuvi con dudas de la oposicón

El Consistorio obtiene 103.000 m² de suelo urbano con el acuerdo

XAVI MANZANET| VILA-REAL

El Ayuntamiento de Vila-real debatirá hoy en sesión plenaria la aprobación del PAI-Azuvi. Este plan es consecuencia de un acuerdo entre el Consistorio y la azulejera. Esta última cederá gran parte de los terrenos que ahora ocupa en el casco urbano de la ciudad, tras su traslado fuera del mismo, pero siempre dentro del término municipal. A cambio, la empresa dispondrá del resto, recalificados como urbanizables. Este convenio urbanístico fue calificado de "muy positivo" por el alcalde, Juan José Rubert, ya que "supone que de 128.000 m², 103.000 pasarán a ser propiedad del municipio, incluyendo suelo dotacional y con el beneficio de todo un barrio", señaló. Además, el primer edil defendió el acuerdo porque "será bueno para la empresa y estimulará su crecimiento, ya que en el plan de viabilidad que nos han presentado se comprometen, al igual que en el convenio, a mantener su capacidad productiva en Vila-real y acometer nuevas inversiones. Por ello, Éste es imprescindible para atraer el capital de los socios de la azulejera". El pleno, sin embargo, se augura tenso en este punto ya que la oposición no está de acuerdo por que creen que no garantiza determinadas cuestiones. Por ejemplo, el PSPV comentó, a través de su portavoz José Benlloch, que "el documento adjunto presentado por parte de la firma no trata del convenio, ya que no ofrece ninguna garantía ni sanción para la azulejera si finalmente retoma los despidos en el futuro". Benlloch indicó: "vamos a ser muy prudentes, pues ya hemos realizado dos alegaciones. Una, sobre el pago de las plusvalías cuyo cobro por el Consistorio sólo puede ser en terrenos, no en dinero, como se pensaba hacer en principio; otra, sobre la construcción de VPO, que gracias a nuestras alegaciones ha pasado de un 7% a un 30%, tal y como estipula la ley." Desde el Bloc, la semana pasada, también se hizo hincapié en "la necesidad de una mayor responsabilidad por las dos partes, ya que el acuerdo no garantiza los puestos de trabajo y el plan de viabilidad no es vinculante. Además, se habla de mantener la productividad, algo que puede hacerse con métodos que impliquen menos mano de obra y por lo tanto despidos igualmente". Aparte del citado convenio, también se tratarán otras cuestiones que contarán con menos polémica como el nombramiento de los mejores deportistas locales de la temporada 2007-2008 o la propuesta de declaración de del Festival Internacional de Teatre de Carrer como fiesta de interés turístico Autonómico. Otros puntos a debatir serán la aprobación de la propuesta de expropiación de terrenos para canalizar las aguas pluviales del Barranquet, y diferentes mociones de los grupos de la oposición, como las presentada por el PSPV, relativas a la participación del público en los plenos o la creación de un equipo médico municipal. El Bloc, por su parte, propondrá la rehabilitación del colegio del Barranquet.