La escuela concertada critica que la inversión de Educación apenas cubre el 50% de sus gastos

La patronal rechaza subir "ninguna cuota" a los padres y confía en mejorar la financiación

ELENA CRIADO| ALICANTE
Una madre espera en la puerta del colegio concertado Sagrados Corazones./
Una madre espera en la puerta del colegio concertado Sagrados Corazones.

Con una larga trayectoria de escasez de fondos, la mayoría de los centros concertados llega con dificultades a final de mes. El hecho es que la inyección económica que la Conselleria de Educación realiza a los colegios concertados en concepto de gastos, tan sólo cubre entre el 40 y el 60% de los recibos de luz, agua o nóminas del personal no docente, según apuntan desde la patronal Educación y Gestión. Es más. La falta de recursos en los centros obliga a las direcciones a adeudar "ciertas cantidades como sucede en algunas escuelas en donde se debe dinero a los administrativos desde 2005", según denuncian desde la Federación de Sindicatos Independientes de Enseñanza, FSIE. La administración educativa destina tres partidas a los centros concertados. La primera, propia del concierto educativo, se destina a pagar las nóminas de los profesores, la segunda se deriva para los gastos variables como los sueldos de los docentes liberados, etc, y la tercera es la que se dedica en exclusiva al pago de los recibos de los centros de luz, agua, calefacción, personal de servicios, limpiadores, cocineros, etc. "Esta cantidad no se ha correspondido nunca con el gasto real que tenemos los centros porque la partida siempre es a la baja", criticó Andrés Muñoz, de la organización Educación y Gestión. Falta dinero y mantener un colegio resulta gravoso para casi todos los centros, en función del número de alumnos que tenga. Así, "no es novedad que lo que Educación destina a la red de centros concertados no cubra la mayoría de gastos", subrayó Muñoz, quien recordó que "sólo hace cuatro años, la administración realizó una inversión en esta partida por encima del IPC". Desde 2005, el presupuesto para el mantenimiento de los centros ha sido por debajo del IPC. Así, no es de extrañar que el borrador de los Presupuestos de 2009 se incluya una cantidad también a la baja. "No vamos a pronunciarnos hasta que no se aprueben los presupuestos. Esperemos que mejore la financiación", concluyó el portavoz de Educación y Gestión, quien reconoció que, ante la falta de dinero "cada centro hace lo que se puede" aunque en ningún caso se "ha planteado subir ninguna cuota" en referencia al pago voluntario que los padres realizan en la concertada a modo de donativo. Pablo Villarroya, portavoz de FSIE en Alicante, quiso dejar claro que "desde el sindicato siempre hemos sido contrarios a que las familias tengan que pagar el pato si no hay dinero para mantener los centros". Los alumnos de las escuelas concertadas no tienen derecho ni a beca de comedor ni a la de transporte y la mayoría de los desembolsos que realizan las familias suelen ser el doble que las cantidades que se piden en la red pública. Pese a que desde los colegios concertados se niega otro tipo de "ingresos extras", los padres que matriculan a sus hijos en la concertada realizan un pago -mensual, trimestral o anual- que la dirección destina a mantener los propios centros, a la realización de reformas o para la organización de cursos u otras actividades. Es la llamada cuota "voluntaria".