Laringitis aguda

Un médico examina la garganta de una niña./
Un médico examina la garganta de una niña.

La laringitis o falso crup es una patología muy frecuente en la infancia, sobre todo en los niños y niñas menores de 5 años. Se trata de la inflamación de la laringe la cual anatómicamente está situada después de la faringe, la epiglotis es su puerta de entrada y a través de la laringe el aire llega a la tráquea y los pulmonías. Las cuerdas vocales se encuentran ahí por lo que cuando se inflama la laringe se produce una afonía por la proximidad anatómica que hemos comentado. La causa de la inflamación es una infección, de causa vírica, ocasionada por los virus Parainfluenza 1 y 2 (responsable del catarro común) y por el virus de la gripe. Por tanto dada la alta frecuencia de estos virus que se transmiten por las secreciones salivares de unos sujetos a otros, el número de niños afectos anualmente por este problema es muy elevado. Clínicamente esta enfermedad se manifiesta por la presencia de una tos denominada perruna (por asemejarse a la tos que a veces emiten los perros), que es seca, contínua y que se exacerba con el ejercicio o el llanto. Es una tos muy espectacular que preocupa mucho a los padres y es motivo de acudir a urgencias para que evalúen a niño. Se puede acompañar de fiebre alta, ya que es una infección, acompañada de decaimiento y presencia en algunos casos de pequeñas erupciones en la cara (petequias) producidas por el gran esfuerzo que se produce al toser. Los vómitos, el rechazo del alimento y la afonía suelen acompañar normalmente a leste proceso. El diagnóstico se realiza por la clínica tan evidente, no precisando en principio el realizar ningún tipo de examen complementario de sangre o radiológico a no ser que el cuadro sea muy aparatoso. Es un cuadro frecuente como he dicho y de predominio estacional, en el otoño es mucho más frecuente dada la mayor incidencia de los virus antes comentados. La enfermedad suele durar una semana, siendo los 2-3 primeros días los más dramáticos, para empezar a mejorar cuando la tos se hace más blanda, pudiendo persistir esta tos productiva durante algunos días más. La existencia de un cuerpo extraño a dicho nivel puede ocasionar una tos similar, el pediatra deberá siempre descartar esta posibilidad. Por otro lado merece la pena comentar la existencia de esta misma tos laríngea en muchos recién nacidos por la existencia de una inmadurez de la tráquea (traqueomalacia) que hace que durante los primeros meses cuando lloran o incluso respiran, emiten un estridor característico que desaparece sobre el año de vida sin precisar medicación y que cuando se resfrían o lloran pueden tener accesos de tos que asemejan a la laringitis. El tratamiento en los casos leves es sintomático, buena hidratación oral, humedad ambienta, antitérmicos para la fiebre, reposo en casa, tranquilizarlo y poco más. En algunos casos, el cuadro mejora al sacar al niño al balcón y que respire un ambiente más frio. Cuando el cuadro clínico es más grave, el uso de corticoides está en controversia pero creemos que es medida más eficaz para disminuir la inflamación existente ya que en algunos casos, aunque afortunadamente pocos, el edema es tan grande que ocasiona una apnea por la existencia de un edema de glotis que imposibilita la respiración, siendo necesario el ingreso hospitalario, incluso en una unidad de cuidados intensivos. Por tanto ante laringitis leves, tranquilidad pues se solucionan en pocos días. Si el cuadro es más grave con la presencia de decaimiento importante, salivación excesiva, dificultad respiratoria y cianosis por falta de oxígeno, no demoraros en acudir a un centro hospitalario. Por último, el tratamiento antibiótico es totalmente ineficaz ya que se trata de un cuadro vírico. clinicagarciasala@ono.com

Fotos

Vídeos