Los políticos se disputan la figura de Blasco Ibáñez

El Ayuntamiento acusa al Gobierno de apropiarse de la efeméride El Ayuntamiento acusa al Gobierno de apropiarse de la efeméride

A. PLÀ| VALENCIA
La vicepresidenta De la Vega y, al fondo, el retrato de Blasco Ibáñez./
La vicepresidenta De la Vega y, al fondo, el retrato de Blasco Ibáñez.

Vicente Blasco Ibáñez estuvo ayer más presente aún si cabe en Valencia. Dos actos coincidieron en hora, aunque con diferente ubicación y organizador, para conmemorar el 75 aniversario de la repatriación del cuerpo del periodista, escritor y político autor de obras tan emblemáticas como o . Tal día como hoy, pero de 1933, alrededor de 400.000 personas llevaron en volandas por las calles de la ciudad el féretro de Blasco Ibáñez, que falleció en 1928 en el exilio en su residencia francesa de Fontana Rosa. Aunque no tan numeroso, un nutrido grupo de representantes políticos, sociales y culturales se citaron ayer en el edificio central de Correos en Valencia y en el Museo del Carmen para rendir homenaje al fundador del diario . El primer acto, organizado por la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales (SECC), organismo dependiente del Ministerio de Cultura, contó con numerosos socialistas valencianos (Jorge Alarte, Carmen Alborch, José Luis Ábalos, Juan Soto...), encabezados por la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, y el delegado del Gobierno en la Comunitat, Ricardo Peralta. El segundo acto, la ofrenda floral ante el sarcófago del escritor en el antiguo Convento del Carmen, fue organizado por el Consell y el Ayuntamiento de Valencia. Asistieron, entre otros, el secretario autonómico de Cultura, Rafael Blasco, y la concejala de Cultura en el Ayuntamiento de Valencia, María José Alcón. Juntos en espíritu, pero no físicamente. En su descargo, fuentes próximas al Consell aseguraron que a ellos y a los respresentantes del Ayuntamiento les avisaron tarde (última hora del lunes) de la visita de De la Vega, por ello no pudieron asistir al evento. La política pudo más que los buenos propósitos y la responsable de Cultura en el Consistorio acusó al Gobierno de "contraprogramar" los actos de los ejecutivos municipal y autonómico y de pretender "apropiarse de la memoria de Blasco Ibáñez con coche oficial y homenaje secreto y sectario". La exposición que inauguró De la Vega estaba programada a las 11 horas, aunque comenzó 20 minutos tarde. El acto organizado por la Generalitat y Ayuntamiento estaba previsto para mediodía. Algunas personalidades, como uno de los nietos de Blasco Ibáñez, tuvieron que hacer verdaderos esfuerzos para estar presentes en los dos homenajes. En el primero, la exposición reúne decenas de fotografías poco conocidas del escritor así como instantáneas de rodajes de películas (con Rodolfo Valentino, por ejemplo), caricaturas, carteles o artículos de opinión escritos por la pluma de este "genio cívico", como lo definió De la Vega. La muestra se exhibe en el vestíbulo de la Oficina Principal de Correos hasta el próximo 14 de diciembre. Un extracto de esta exposición se ofrece a los viajeros que pasen por la Estación del Norte. En la sala de los mosaicos puede contemplarse un resumen de la muestra hasta el 25 de noviembre. Memoria en imágenes Tanto el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias como Correos -instituciones estatales-, junto a la Fundación Centro de Estudios Vicente Blasco Ibáñez, colaboran en la organización de la muestra, cuyo núcleo central es un gran panel donde se reproducen, entre otras, imágenes como la llegada al puerto de Valencia del buque que trasladó su féretro desde Menton (Francia), el traslado del sepulcro por las calles de la ciudad, la comitiva que les acompañó formada, entre otros, por el presidente de la República, Niceto Alcalá Zamora; el del Consejo de Ministros, Alejandro Lerroux, o los embajadores de Francia y Estados Unidos. También hay imágenes más familiares, como las que inmortalizan al autor de en Argentina, Filipinas o Japón durante la vuelta al mundo en seis meses que realizó en 1923-24, o de sus descendientes, como una en la que su hija Libertad sostiene en sus brazos a su nieta Gloria, apenas un bebé. Ayer, los octogenarios ojos de Gloria Llorca Blasco-Ibáñez brillaban con ilusión al ver inmortalizados a sus antecesores. Entre lo más curioso que puede verse, la paleta con la que se colocó la primera piedra del mausoleo proyectado para albergar los restos de Blasco Ibáñez, posteriormente destruido en la guerra civil. Es, como otros objetos expuestos, propiedad de los sucesores del escritor. El visitante podrá contemplar un montaje audiovisual de Joan Dolç que introduce un documental histórico donde se relatan los entresijos de la llegada del féretro del escritor a la capital del Turia. Además, con motivo de la efeméride, se ha realizado una edición facsímil del ejemplar de publicado el 29 de octubre de 1933, que incluye dedicatorias de personajes como Miguel de Unamuno. Hoy saldrá a la venta un sello, diseñado por Nasio Bayarri, y un matasellos conmemorativos. De la Vega aseguró que, al igual que el homenaje de hace 75 años, este reconocimiento "le era debido", y definió la muestra como "un viaje hacia nuestra propia memoria". Blasco Ibáñez no fue el único agasajado. La presencia de De la Vega fue reconocida por la Fundación Centro de Estudios Vicente Blasco Ibáñez con dos regalos: una nueva variedad de rosa bautizada como Blasco Ibáñez, que será la encargada de rehabilitar los jardines de la villa Fontana Rosa, y un pañuelo de seda fucsia. Unió Valenciana (UV) manifestó ayer su voluntad de restaurar la senyera que cubrió el cuerpo de Blasco Ibáñez en su póstumo regreso a Valencia. Para ello, UV solicita ayuda a la iniciativa privada para restaurar la reliquia a fin de exponerla posteriormente al público. El Centre del Carme acogió una ofrenda floral -que se dilató casi media hora por el retraso de María José Alcón- ante el sarcófago del escritor que culminó con un brece concierto a base de , y . En el acto también estuvo presente el secretario autonómico de Cultura, Rafa Miró, así como representantes de la Asociación Vicente Blasco Ibáñez-Centro de Estudios León Roca, quienes, aprovechando la presencia de Miró y de Alcón, solicitaron que las novelas de Blasco Ibáñez se incluyen en las biografías obligatorias que los estudiantes de la Comunitat deben leer cada curso. "Es necesario que su obra entre en los colegios valencianos", pidieron. Junto al sarcófago de Blasco Ibáñez que realizó Marino Benlliure en 1935 (restaurado en 1998) en latón y mármol de carrara, se inauguró una pequeña exposición a base de fotografías y textos orientativos sobre la vida y trayectoria del escritor valenciano.

Fotos

Vídeos