200 jóvenes protestarán por la llegada a Valencia hoy del barco abortista

La organización dice que tres mujeres extranjeras interrumpirán mañana su embarazo en el buque

A. G. R.| VALENCIA
El barco de la oenegé holandesa frente a las costas de Portugal, país que le prohibió el acceso./
El barco de la oenegé holandesa frente a las costas de Portugal, país que le prohibió el acceso.

El barco abortista de la oenegé holandesa Women on Waves llega hoy a Valencia. Y mañana está previsto que al menos tres mujeres extranjeras -falta un cuarto caso por confirmar- interrumpan su embarazo en las instalaciones de la embarcación. En el momento del aborto, el barco se encontrará a 12 millas de la costa, es decir, en aguas internacionales. En ese territorio rige la ley de la bandera que ondea en el buque, en este caso, la holandesa que permite realizar abortos de hasta siete semanas. De esta forma evitarán infringir la legalidad española ya que las mujeres que interrumpirán su embarazo no necesitan el dictamen de otro médico que exige en algunos supuestos la ley española. Pero la llegada a Valencia del barco ha desatado la polémica. Unos 200 jóvenes de la asociación Pro Vida acudirán a una protesta en el puerto. Un reducido grupo saldrá en dos embarcaciones para intentar entablar "un diálogo" con los responsables de la oenegé. Pero también para "boicotear su fiesta asesina". El responsable de la asociación plantea dos puntos de encuentro: intentarán encontrarse con el barco abortista a 12 millas y, si intentara entrar en la marina Juan Carlos I, se situarían justo en el acceso para impedirles la salida. La iniciativa Derecho a Vivir (DAV) anunció ayer que también participará. La organización considera que la llegada del barco supone una operación claramente "propagandística" en un momento en el que el Gobierno necesita "ir preparando a la opinión pública para su proyecto de aborto libre". Limitados a dos barcos Según Provida, decenas de propietarios habían ofrecido gratuitamente sus barcos. Desde la entidad aseguraron que el Club Náutico les había recomendado que no salieran más de dos embarcaciones "porque Autoridad Portuaria argumentaba que se podían producir desórdenes o alteraciones en el tráfico". Autoridad Portuaria negó que ellos hubieran dado esa orden. La misma incertidumbre que rodea la actuación de los jóvenes de Provida protagoniza también la llegada de la embarcación holandesa. El ginecólogo José Luis Carbonell, que administrará el tratamiento farmacológico, insistió ayer en que tiene una autorización de Delegación de Gobierno para la concentración de mujeres y las actuaciones musicales en el edificio Veles e Vents. No obstante, tal y como confirmaron fuentes de Delegación, lo único que ha hecho es "comunicarlo". Y es que la autorización corresponde al Consorcio, que ayer lanzó un aviso: "Aquí no han solicitado nada y para cualquier actividad necesitan autorización. Si montan los conciertos sin ella, llamaremos a la Policía". Tampoco disponen del correspondiente permiso para la entrada del barco a la marina de ocio, competencia también del Consorcio. El ginecólogo asegura que pedirán hoy la autorización. Fuentes de la organización aclararon que el barco "no incumple la ley y tenemos todo el derecho". Además, subrayaron que respetan la "autonomía de las mujeres" y se preguntó si los que mañana acudirán a protestar también lo hacen. El acto contará con un fuerte dispositivo de seguridad tanto en tierra como probablemente en el mar, aunque las fuentes consultadas no quisieron desvelar más detalles. El conseller de Bienestar Social, Juan Cotino, continuó ayer con las críticas del Consell hacia la oenegé: "Mientras la Generalitat defiende la vida otros se dedican a buscar la muerte". El presidente de la Sociedad Española de Atención Primaria, Julio Zarco, apostó ayer en Valencia por centrarse en la prevención ante el aumento de los embarazos no deseados en adolescentes. Además, añadió que la aparición de la anticoncepción postcoital conlleva utilizar menos los preservativos", y esto a su vez "un aumento de las enfermedades".