ERC admite que colgó la enseña que intentó boicotear la procesión

La Intersindical Valenciana, en cuya sede se realizó el acto, repudia lo ocurrido

REDACCIÓN| VALENCIA
La bandera independentista colgada al paso de la Reial Senyera./
La bandera independentista colgada al paso de la Reial Senyera.

Esquerra Republicana del País Valencià (ERPV) -filial de ERC en la Comunitat- reconoció ayer estar detrás del acto que intentó boicotear la procesión cívica del 9 d'Octubre, Dia de la Comunitat. El presidente del partido independentista y ex diputado nacional, Agustí Cerdà, se atribuyó la participación de gente de su partido en el acto. La gigantesca bandera catalanista fue colgada desde los balcones de las oficinas que la Intersindical Valenciana tiene en la plaza del Ayuntamiento de Valencia. Cerdà reconoció que accedieron a la sede del sindicato, ubicada en el número 2. Militantes de ERPV pertenecen a la Intersindical y, según la formación independentista, tienen llaves del piso. El portavoz de esta organización sindical, Vicent Mauri, transmitió ayer el profundo malestar por los hechos ocurridos. En declaraciones a LAS PROVINCIAS Mauri destacó que el despliegue de la bandera se había realizado "sin conocimiento de lo que iba a pasar ni mucho menos disponía nadie de autorización para hacer lo que han hecho". Mauri comunicó que se va a abrir una investigación para esclarecer lo ocurrido y buscar responsabilidades. "Una vez lo tengamos claro abriremos un expediente y tomaremos las medidas oportunas. Esto no va a quedar así", indicó. En sus declaraciones, Mauri recalcó que ni estaban de acuerdo con lo que había pasado, "ni va a consentir que de la sede de la Intersindical se haga un uso partidista. Somos un sindicato y no un partido. Por tanto, queremos transmitir el rechazo más absoluto al despliegue de una bandera como hizo ayer un partido político, es o cualquier otro que hubiera actuado de la misma manera". Cerdà rebatió las palabras del portavoz de la Intersindical y añadió que gente de ERPV también pertenece a la organización sindical. Efectivos de la Policía Nacional acordonaron la puerta de acceso al edificio para evitar que algunos de los participantes en la procesión intentaran subir al piso donde se desplegó la bandera. Al final, la Policía logró que se retirara la enseña de la fachada El delegado del Gobierno, Ricardo Peralta, atribuyó tanto la protesta de la bandera como a la posterior sentada a "unas minorías, que no han logrado impedir el desarrollo normal de la procesión cívica". Peralta, que llamó al juez de guardia en el momento de producirse los hechos, anunció que se iniciará una investigación para esclarecer lo ocurrido.

Fotos

Vídeos