Los desacuerdos entre Bloc y PSPV se tratan en el pleno

L. RONDA| XÀBIA

Pimpinela volvió la noche del jueves al salón de plenos de Xàbia. Como este dueto argentino que cantaba a los cuatro vientos los inconvenientes cotidianos de una relación amorosa, Bloc Centristes y PSPV se lanzaron sus habituales reproches para acabar volviendo a prometerse fidelidad política.

La coyuntura fue aprovechada por el PP para entrar al trapo. Juan Carlos Generoso reflexionó que, "como espectadores vemos que son muchos los puntos discrepantes entre los socios de gobierno" y señaló que "tanta desavenencia nos crea incertidumbre". En opinión del PP "que el alcalde se vea permanentemente obligado a reafirmar la el pacto no hace más que escenificar su debilidad".

Tanto Bloc Centristes como PSPV se apresuraron a decir que en política las discrepancias son "buenas". Es más, el líder socialista, Rafa Bas, añadió que "tampoco está mal que se aireen" y le espetó al popular Juan Moragues que "cuando tu mandabas iban todos a toque de corneta" pero acababan "reventando legislaturas" y "nunca has podido acabar un gobierno con todos los concejales".

La discusión entre socios radicó en, como ya publicó ayer LAS PROVINCIAS, en la conveniencia de privatizar o municipalizar los servicios. El PSPV defendió que Amjasa se puede hacer cargo de limpiar los parques y jardines, algo que sería más económico que contratar a una firma que busque su propio beneficio.

Por contra, el Bloc no cree que de momento la empresa de aguas tenga suficiente capacidad para asumir estas nuevas obligaciones. Tanto PP como Nueva Jávea coincidieron con el alcalde en que es mejor adjudicar los servicios para no tener que incrementar la plantilla municipal, lo que origina un gran gasto público.