San Vicente confía en el campo de golf del Sabinar como un revulsivo frente a la crisis

La constructora no ha presentado al Consistorio un plan para la ejecución de viviendas

NANDO RICO| CIUDAD
Un hoyo del campo de golf Real de Faula, en Benidorm, con las instalaciones de la urbanización y el resort al fondo de la imagen./
Un hoyo del campo de golf Real de Faula, en Benidorm, con las instalaciones de la urbanización y el resort al fondo de la imagen.

Hace escasamente dos semanas, las excavadoras iniciaron los trabajos de allanamiento y movimiento de tierras en la partida del Sabinar, en San Vicente. En estos terrenos, que abarcan una extensión superior a los cinco millónes de metros cuadrados, se ubicará un campo de golf que, en principio, recibirá el mismo nombre que la extensión de tierra que lo alberga. Fuentes del Ayuntamiento sanvicentero ven en este proyecto una especie de 'salvavidas' contra la crisis económica, debido al alto número de puestos de trabajo que generará y a la riqueza que creará en la localidad.

Además de la construcción del campo de golf, que abarcará algo más de 483.000 metros cuadrados, las instalaciones también comprenderán un club para los usuarios del campo, que tendrá una extensión de 7.000 metros cuadrados. Sin embargo, el principal punto de discusión en su día fue la construcción de viviendas, dado que se encuentra incluido dentro del Plan de Actuación Integral (PAI) de la localidad.

En un principio, el proyecto comprendía la construcción de 600 viviendas alrededor de las instalaciones golfísticas. Sin embargo, la empresa aún no ha presentado el proyecto para construir viviendas, si bien tiene la capacidad para elegir cuántas viviendas construir en función de la superficie habitable con que dote a cada una de ellas. Todo ello en función de si decide acogerse o no a la Ley Urbanística Valenciana (LUV).

Además, el PAI del Sabinar incluye el desarrollo de una zona terciaria, cuya superficie de 22.000 metros cuadrados iría encaminada a la construcción de dos hoteles. Sin embargo, el Ayuntamiento de San Vicente, en el momento de vender los terrenos a la empresa constructora, prefirió recibir una cantidad menor a los cuatro millones de euros en que se tasaron los terrenos del Sabinar.

Así, destinó 1,5 millones de euros a readquirir una parcela de este suelo terciario, que al ser de su titularidad, puede elegir entre venderlo de nuevo o utilizarlo para construir equipamientos que considere necesarios para la zona. Así pues, la contraprestación que recibió el Consistorio por los terrenos que se destinarán al campo de golf y a zonas verdes, que ocupará más de medio millón de metros cuadrados.

Otro de los puntos que destacan desde el Consistorio sanvicentero es el hecho de que la construcción del campo de golf en el Sabinar se incluía dentro de las actuaciones previstas en el PGOU desde el año 1990. Asimismo, subrayaban que la alcaldesa dijo que el campo no se construiría hasta que no tuviera todos los informes favorables en su poder, como ocurrió tras solventar el problema de la Cañada Real que atraviesa el Sabinar. La empresa se compromete a mantenerla.

Más empleo y turismo

Una de las mayores ventajas que el Ayuntamiento de San Vicente detecta en la construcción de un campo de golf en la localidad es la creación de puestos de trabajo, más aún en una época de crisis económica. La puesta en marcha de unas instalaciones de estas características supondrá que habrá que contratar a gente para mantenerlo, por lo que mucha gente de San Vicente podrá encontrar trabajo allí, según fuentes municipales.

Desde el punto de vista turístico, la instalación puede reportar grandes beneficios a San Vicente, según confirmaban las mismas fuentes. La práctica del golf atrae mayoritariamente a personas con un nivel adquisitivo medio-alto, especialmente en fechas que se hallan fuera de la temporada alta turística. Tal vez ese sea el motivo de que las asociaciones de comerciantes de la localidad muestren su apoyo al desarrollo del campo de golf.

Las instalaciones previstas para el Sabinar superaron una de sus últimas barreras cuando quedó garantizado por la Confederación Hidrográfica del Júcar que el campo disponía de suficientes reservas hídricas. Además, la Conselleria de Territorio exigió que se evitara el uso de agua extraída de pozos de riego. Por tanto, el Sabinar se abastecerá de agua residual depurada.

Fotos

Vídeos