La legionela se instala en Carcaixent

La Comunitat sufre el mayor brote de la enfermedad tras los casos de Alcoi

A. G. R.| VALENCIA

Alcoi y legionela. Cualquier valenciano asocia la bacteria con la localidad alicantina. No es para menos. La historia las ha unido. El enclave ha sido escenario de los mayores brotes de legionela desde que la Conselleria dispone de un registro informático. En 1999, 2000, 2003 y 2005, la población sufrió diferentes zarpazos de la dichosa bacteria. Los afectados superaron los 200.

Ahora Carcaixent ha tomado el relevo. Las dimensiones del brote -19 afectados- no llegan a los niveles de Alcoi. Pero la bacteria ya se ha cobrado una víctima. Fue el pasado jueves, cuando una mujer de 88 años murió en el hospital de La Ribera. Otros cuatro están ingresados. Uno de ellos muy grave. La Conselleria de Sanidad no descarta nuevos casos hasta que se cumpla la segunda quincena de este mes.

"Es un ser vivo con el que hay que convivir. Lo que no puede existir es una proliferación", explican técnicos de la Conselleria de Sanidad, que trabajan en Carcaixent desde que se detectó el primer caso.

No obstante, los deberes ya estaban hechos con anterioridad. En julio, de los 27 equipos de riesgo que existen en la localidad, distribuidos en 11 establecimientos, se habían inspeccionado todos. Aun así, no se pudo evitar el brote.

Técnicos de la Conselleria han inspeccionado de nuevo -una vez detectado el foco- todas las instalaciones de la población. "Se ha realizado una limpieza y desinfección. Se han comprobado los niveles de cloro, la documentación y se han tomado muestras. En aquellos casos en los que se ha detectado un positivo o fallaba algo, se ha realizado una auditoría".

Pero los especialistas no se conforman con revisar los aparatos que aparecen en ese listado. "Por eso realizamos una búsqueda activa, calle por calle. A ver si encontramos algo nuevo". Y en ese recorrido -que se realiza en dos ocasiones para mayor seguridad- se buscan nuevos aparatos e instalaciones. Los ingenieros que se dedican a esta tarea sólo detectaron un nuevo equipo.

Algunas torres de refrigeración y condensadores se encuentran ahora mismo bajo "precintado dinámico". Desde la Conselleria aclaran que se trata de cerrar las instalaciones hasta que se haya mejorado parte del sistema o subsanado algún problema. "Ahora mismo más de la mitad de las instalaciones de riesgo de un brote comunitario están precintadas", afirma el responsable del servicio. Este listado, no obstante, se actualiza prácticamente a diario.

Además, en las instalaciones de riesgo -las anteriores no porque están fuera de servicio- se realizan análisis cada tres días.

Fuentes de la Asociación Nacional de Empresas de Frío y Climatización admitieron sentirse en el ojo del huracán. "Nos echan la culpa, pero es muy difícil probar que el contagio proviene realmente de una torre. Si se desarrolla la bacteria es porque llega del agua de origen. Ahí hay que analizar el problema. A nosotros nos da la impresión de que no se actúa suficientemente en la prevención", añaden desde la asociación.

Ayer, el portavoz de Sanidad del PSPV en las Corts, Ignacio Subías, apuntó que el brote "se le ha escapado de las manos" al Ejecutivo autonómico. Mientras que los datos de la Conselleria dan la versión contraria. El caso es que la legionela vuelve a sembrar el miedo.