La restauración de la iglesia de San Martín halla el primitivo altar mayor del siglo XVII

Una cata en la pared levantada tras la guerra civil descubre dos hornacinas con imágenes

M. ANDRÉS FERREIRA| VALENCIA
Altar mayor de San Martín con la huella de la cata, a la izquierda de las columnas del fondo./
Altar mayor de San Martín con la huella de la cata, a la izquierda de las columnas del fondo.

Las obras de restauración en la emblemática iglesia de San Martín, monumento histórico nacional desde 1983, han hallado el primitivo altar mayor levantado en el siglo XVII y oculto tras la guerra civil.

Actualmente se trabaja en las cubiertas, fachada y torre campanario del templo en la zona recayente a la calle Comunión de San Martín.

Sin embargo, según ha podido saber LAS PROVINCIAS, los operarios han realizado una cata en el centro del muro, junto a las columnas del actual altar mayor, por donde han deslizado material electrónico para fotografiar su interior al tratarse de un doble muro que oculta el primitivo altar y así valorar el estado del altar que se levantó en el siglo XVII y cuyo retablo fue pasto de las llamas durante la guerra civil.

Por otro lado destacar que las actuales obras en las cubiertas también han dejado visible una ventana gótica oculta y que ahora se podrá contemplar. Las obras iniciadas el pasado año cuentan con un presupuesto de 2,5 millones de euros.

La segunda fase de la intervención se ocupará de las capillas, otras cubiertas y templo en general.

La decisión de iniciar la restauración ha sido un acierto, sobre todo, porque la intervención es la primera después de más de seis siglos sin que se haya realizado obra alguna de esta consideración, en un templo considerado como el más antiguo de la ciudad y fundado en 1238 por el arzobispo de Tarragona, Pedro Albalat.

El interior del edificio es toda una joya por sus pinturas. Recordar que el Instituto Valenciano de Restauración y Conservación de Bienes Culturales recuperó el pasado año dos murales del pintor valenciano José Vergara, como son la Sagrada familia y la Comunión Milagrosa.

Curiosamente esta actuación pemitió hallar elementos hasta ahora ocultos, como los dorados que enmarcan las diversas pinturas ornamentales del templo y un óleo anónimo del siglo XVIII que se encontró, por casualidad, en el interior de una armario en la sacristía.

Recuperados otros elementos

Los técnicos en restauración también recuperaron distintos elementos patrimoniales de la iglesia, como pintura de caballete. En concreto IVACOR, bajo la dirección de Carmen Pérez, restauró los lienzos de San Roque, atribuído a Ribalta y Santa Escolástica con el Niño Jesús, de Vicente López.

Históricamente hay que destacar que la familia Vergara está presente en todo el templo, tanto a nivel de arquitectura como de pintura, como nos indicó en varias ocasiones el párroco Miguel Villalba.

"Las dos puertas laterales de la iglesia, como son la de la Comunión de San Martín y la de la Abadía de San Martín son de Ignacio Vergara", nos señaló el párroco.

Recordar que una de las señas de identidad más conocida por los valencianos a ¡su paso por la calle de San Vicente era el grupo escultórico cincelado en bronce de San Martín a caballo partiendo su capa con un pobre, situado encima de la puerta principal de la iglesia.

La escultura realizada en 1494 por el escultor flamenco Pieter Dbeker es única en España. Está restaurada y custodiada en San Pío V. Cuando finalicen las obras volverá al templo, pero se colocará en su interior. En el exterior se situara una réplica.

maferreira@lasprovincias.es

Fotos

Vídeos