Tabares paga otra ronda para el Castellón

Un gol del 'Huracán' catapulta a los albinegros a la siguiente eliminatoria de la Copa del Rey

D. P.| CASTELLÓN
Emilio Nsue, el más destacado del Castellón anoche, dispara a puerta./
Emilio Nsue, el más destacado del Castellón anoche, dispara a puerta.

El Castellón superó ayer la segunda ronda de la Copa del Rey (la primera en la que el equipo albinegro entraba en competición) y, de paso, se dio una inyección de autoconfianza tras el triste empate del pasado domingo en Huesca. El Eibar plantó cara, pero se vio superado por un equipo capaz de crear numerosísimas ocasiones de gol, pero que sigue renqueante en la defensa.

Abel repartió minutos, aunque no alineó un once de suplentes. Los albinegros se gustaron y agradaron a un poblado Castalia.

La otra gran noticia del partido, amén de la clasificación, fue el debut de Emilio Nsue. El joven atacante, cedido por el Mallorca, fue de lo mejorcito de la noche. Descarado, con mucha movilidad y sin esconderse, supuso uno de los grandes creadores de peligro del Castellón en el primer periodo. Junto a él, también brillaron Arana y Perico (dos puñales por los costados) y un Pau Franch cada vez con más vitola de futbolista profesional.

Que al descanso se llegara en tablas fue un accidente. Por parte de ambos equipos. La diferencia radica en que los albinegros se fabricaban sus opciones, mientras el Eibar aprovechaba errores defensivos de los locales. La zaga fue el único pero. Una vez más.

Un sinfín de oportunidades

Bien pronto pudieron adelantarse los de Abel, con un centrochut de Pedro que se estrelló en el larguero. Poco después Pampín impidió que Pau firmara el 1-0, a boca de gol. El rival contrarrestó por mediación de Tokero, pero Carlos Sánchez palió el peligro. A renglón seguido, en jugada a balón parado, Garai se estrelló con el palo. Y una nueva acción de Nsue no acabó en gol, Pau mediante, porque Alaña despejó a córner. Y todo ello, en 20 minutos.

El ritmo que desplegaron los suplentes de ambos equipos (menos en el Castellón y más en el Eibar) era muy intenso y la grada disfrutaba. Sólo faltaba el gol. Y el Castellón lo seguía intentando, pero sin acierto. Nsue remataba desviado un centro de Arana, Perico remataba al lateral de la red y Mantecón no sabía definir ante la salida de Pampín.

Llegó el descanso con un buen sabor de boca. Sólo faltaba el acierto. El asedio de los de Abel continuó en la reanudación, aunque con el mismo desatino. Un misil de Arana no acabó en gol por poco y Nsue estuvo cerca de aprovechar el rechace. Poco tardo el técnico local en mover el banquillo, dando entrada a Tabares, en lugar de Pau. Y aún menos tardó el en gozar de su primera ocasión, pero Pampín detuvo su remate.

El Eibar se sacudió el dominio con un una intentona de Rubén, que murió en el poste. Y el posterior remate de Sutil, al lateral de la red.

El partido se dio entonces un respiro. El calor pasaba factura a los jugadores y los dos equipos bajaron el ritmo, pero el Castellón nunca le perdió la cara a la eliminatoria. Y llegó la acción clave. Tabares provoca una falta que supone, además, la expulsión de Añibarro y de la que nacería el único gol del partido. Lanza Mantecón, el recoge el rechace, lanza al larguero y Pampín, involuntariamente, rechaza a gol el esférico repelido por la madera.

La clasificación estaba sellada, pese a las intentonas a la desesperada del Eibar. El Castellón ofreció una gran imagen y puede seguir soñando con cruzarse con un Primera.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos