Los ayuntamientos ignoran los nombres de los enterrados en fosas comunes que pide Garzón

Autoridades, investigadores y asociaciones reconocen que existen miles de muertos sin identificar

REDACCIÓN| VALENCIA
Ramos de flores sobre los nombres de las personas enterradas en la fosa común del cementerio de Paterna./
Ramos de flores sobre los nombres de las personas enterradas en la fosa común del cementerio de Paterna.

Algunos cementerios de la Comunitat Valenciana disponen de registros de personas enterradas en fosas comunes durante la Guerra Civil y la represión franquista pero, según los investigadores y las asociaciones para la recuperación de la memoria histórica, se trata en la mayoría de casos de datos fragmentados y parciales. Hay muchas otras muertes no documentadas en los archivos públicos y este es el principal problema con que se tropezará el juez Baltasar Garzón si decide solicitar datos en la Comunitat Valenciana en su intento de perseguir los crímenes de esta historia negra de España.

Según Amparo Salvador, representante de Forum per la Memoria Histórica del País Valencià, son 25.000 los fallecidos y desaparecidos en Valencia en este periodo. Fuentes municipales explicaron que el Ayuntamiento de la ciudad dispone de un registro histórico con las personas que permanecen enterradas en fosas comunes, si bien matizaron que es muy posible que existan más no identificadas.

En su macroinvestigación judicial, el juez de la Audiencia Nacional también apunta sus pesquisas hacia los cementerios parroquiales. Fuentes del Arzobispado de Valencia confirmaron que en la Comunitat no existen fosas comunes en cementerios gestionados por la Iglesia y aseguraron que existen partidas de defunción de todas los que descansan en estos camposantos.

El historiador valenciano Vicente Gabarda, autor de libros sobre los fusilamientos de esta época y de la represión por parte de ambos bandos cree que, "a diferencia de otras provincias de España, las muertes de esta época están bastante bien documentadas en la Comunitat". Pero en su opinión, "es más importante investigar en los archivos militares" para obtener un censo más exacto de las personas asesinadas.

Paterna es conocida por muchos como el 'paredón de España'. Diversas investigaciones han llegado a la conclusión de que, entre 1939 y 1956, fueron fusilados y enterrados en fosas comunes del cementerio local 2.238 personas. Se conoce su nombre, apellidos, profesión y procedencia gracias al Registro Civil de la ciudad. Sin embargo, Francisco Borruey, portavoz del PSPV, cree que la cifra podría ascender a 3.000 individuos.

Saber con exactitud el número de los que perdieron la vida en este lugar es tarea "casi imposible", según Pepe Moral, miembro del Ateneo Republicano de Paterna e investigador de esta época de la historia de España. Moral insiste en que hay muertes de las que sólo hay "constancia testimonial".

En Castellón, la dictadura franquista dejó 1.250 fallecidos, según Juan Luis Porcar, miembro de la Asociación por la Memoria Histórica de Castellón. La mayoría fueron fusilados. Estas ejecuciones tuvieron lugar en los cementerios de las principales ciudades, sobre todo en la capital de la Plana, donde hubo unos 900 fusilamientos. El resto se registraron en municipios como Burriana Vinaròs o Morella.

En la comarca de la Marina, fueron fusiladas 51 personas durante la represión franquista, según la investigadora Teresa Ballester. De ellas, 17 cayeron en las tapias del cementerio de Dénia y permanecen enterradas en una fosa común del recinto municipal. Por contra, el final de los que murieron en el periodo de guerra es más oscuro. La Marina Alta se mantuvo como zona republicana hasta marzo del 39. Al principio de la sublevación franquista, el bando rojo dejó cadáveres en carreteras o en el fondo del mar, sobre todo de sacerdotes y miembros de partidos de derechas. Se calcula que estas víctimas fueron más de 70.

Por lo que respecta a la Ribera, en el cementerio de Sueca hay enterrados, en una fosa común, más de medio centenar de republicanos con su procedencia bien documentada. La comarca de la Costera no cuenta actualmente con fosas comunes en sus cementerios municipales.

En Elche existía una fosa común en el cementerio, según el investigador José Antonio Carrasco, quien añadió que murieron un centenar de personas a causa de la represión "pero sólo 33 están registrados con nombres y apellidos". Con las obras de ampliación del camposanto, muchos cuerpos se llevaron a vertederos y otros se quedaron en un osario, donde también yacían cadáveres de indigentes, que se selló con una tapa de alcantarilla. Tras varios años de peticiones se construyó un monolito en su memoria.

Fotos

Vídeos