Un tributo que se rinde desde hace 670 años

E. P. R.| VALENCIA

Todos los años, desde el año 1338, un siglo después de la conquista de Valencia, los valencianos tienen una cita con la Real Senyera. La enseña pisa las calles de Valencia en la tradicional procesión cívica del 9 d'Octubre. La comitiva recuerda la entrada triunfal de Jaime I tras hacerse con el control de la ciudad.

En el 9 de octubre, la bandera desciende, con un marcado ritual, por el balcón del ayuntamiento para ser llevada en volandas por los miembros del consistorio. Cada año, los grupos políticos que componen el gobierno municipal se turnan para portar la enseña, tanto en la procesión cívica por las calles de la ciudad como durante el solemne tedeum que se celebra ese mismo día en la Catedral de Valencia.

Decenas de miles de personas salen a la calle para contemplar el paso de la enseña en su recorrido entre el ayuntamiento y los jardines del Parterre, donde se rinde homenaje al monarca fundador del Reino de Valencia ante su estatua.

Es una de las pocas ocasiones en que el emblema abandona el Archivo Municipal de Valencia. En este museo comparte espacio con su antecesora, la Senyera del siglo XVI, y con otra bandera. Se trata del conocido como Penó de la Conquesta, que según algunas fuentes puede ser la misma bandera que enarbolaron las tropas árabes a modo de rendición cuando Jaime I conquistó Valencia en 1238.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos