La crisis desplaza a los turistas a campings y alojamientos ilegales

Los dueños de apartamentos esperan la 'última hora' para salvar la temporada

A. VICENTE| ALICANTE
Tres carteles de 'se alquila' para el mes de agosto situados en tres balcones de apartamentos, ayer, en un edificio de la playa de San Juan cuando ya ha comenzado el mes./
Tres carteles de 'se alquila' para el mes de agosto situados en tres balcones de apartamentos, ayer, en un edificio de la playa de San Juan cuando ya ha comenzado el mes.

Poco gasto pero sin quedarse en casa. La crisis ha hecho que las familias cambien los hábitos en verano aunque no renuncien a las vacaciones. Las dificultades económicas han supuesto para muchos pasar de las tradicionales vacaciones en un hotel con pensión completa a la semana a recurrir al camping o al alquiler de un apartamento. Aun así, las estancias se reducen y muchas de las reservas se hacen sólo una semana antes y para siete días en lugar de los quince de otros años.

En la provincia, la ocupación en apartamentos de alquiler en el mes de julio se encontraba al 76%, mientras que en los primeros días de agosto ha pasado al 80%. A pesar del pequeño aumento, los arrendatarios esperan salvar el verano con los alquileres de "última hora".

El presidente de la Asociación de empresas de Apartamentos Turísticos de la Costa Blanca (Aptur), Sergio Gambi, indicó que "el mes de julio no arrancó bien y se quedó estancado". La razón es que "existe mucha oferta y es muy difícil porque la demanda no es grande".

La realidad es que en los cinco primeros días del mes, la ocupación ha crecido cuatro puntos en los apartamentos de alquiler pero "esperamos que la demanda de última hora aumente". A pesar de todo, la primera quincena de agosto "siempre es la de mayor ocupación", apuntó el presidente.

La asociación cuenta con cerca de 4.000 apartamentos en la Costa Blanca. Los datos del Instituto Valenciano de Estadística (IVE) contabilizaron en 2007 un total de 19.542 apartamentos en la provincia, los que ofrecen, aproximadamente, 75.137 plazas. Estas viviendas para alquilar se reparten en las diferentes asociaciones como Aptur u Hosbec (principal patronal turística de Benidorm y la Costa Blanca), entre otras. Sin embargo, el alquiler en viviendas ilegales sigue copando prácticamente el 90% en la provincia. Estos inmuebles alegales son apartamentos no registrados como viviendas de uso turístico que los propietarios las alquilan principalmente en verano y Semana Santa. La mayoría se encuentran en Alicante y Benidorm.

Turismo de camping

Los establecimientos que no han notado el descenso son los campings. En ellos, la ocupación es muy similar a años anteriores o incluso ha aumentado en algunas zonas como en la costa, que se encuentra al 100%, según indicó el presidente de la Asociación de Campings de la Costa Blanca, William Lemetayer.

"La demanda se mantiene o ha subido hasta un 6% en algunas zonas de Alicante", explicó el presidente. Lemetayer indicó que "el descenso es en la facturación, la gente gasta menos en los servicios como los restaurantes". Las vacaciones de la mayoría de familias se ha reducido a pagar "la parcela donde colocar la tienda o la caravana".

La mayoría de los campings, 34 en toda la Costa Blanca, han colgado el cartel de completo para las tres primeras semanas de agosto. A partir del día 24, "la ocupación es la más baja". Pero estos establecimientos turísticos cuentan con una ventaja: los clientes de caravana que se convierten en habituales y se mantienen.

La elección de este tipo de establecimientos contrasta con el descenso de turistas que han sufrido los hoteles este verano. Los empresarios empiezan a considerar como una "buena" ocupación si cerraran con un leve descenso, entre 2 y 5 puntos, en comparación con 2007. El primer dato de la primera quincena de julio fue de un 84,72%, siete puntos por debajo del pasado año.