Bloc y CC.OO. rechazan la supresión de plazas sanitarias

La Conselleria prevé eliminar 66 puestos

D. BATALLER| ALZIRA

La modificación de plantilla para el Departamento 11 de Salud que prevé la Conselleria de Sanidad supondrá la desaparición de 66 plazas de personal en los servicios sanitarios de la comarca. Este hecho ha indignado a partidos políticos y sindicatos que rechazan "totalmente esta medida".

Así, el Bloc de la Ribera Alta presentará mociones a los Ayuntamientos pidiendo la "paralización del expediente de amortización de 66 plazas" y exigiendo que se reúna el Consell de Salut del Departamento 11 de la Ribera.

En dichas mociones, además, los nacionalistas propondrán a los Ayuntamientos que pidan a la Conselleria que dichas plazas "salgan a concurso-oposición o traslado".

Según el secretario comarcal de la Ribera Alta, Gerard Donat, "es increíble que con las deficiencias de personal sanitario que tenemos en la comarca, la Conselleria se plantee reducir la plantilla".

En este sentido, Donat recuerda "las masificaciones de los servicios de urgencia en el Hospital de la Ribera, las largas listas de espera de algunas especialidades, la insuficiencia de la atención de urgencia (SAMUR), la falta de prestación de servicios como pediatría o matrona o la reducción de personal en vacaciones".

Los nacionalistas destacan que de lo que se trata es de "dar estabilidad a las plazas del personal sanitario" y eso requiere que sean "funcionarios públicos".

"Los hombres y mujeres de la Ribera no pueden ni quieren tener un médico o enfermero distinto cada cierto tiempo", aseguran.

Por su parte, La Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios CC.OO. PV denuncia que la amortización de 66 puestos de trabajo "constituye un paso más en la sustitución de la relación laboral estatutaria, propia del Sistema Nacional de Salud, por la relación laboral como relación de prestación de servicios de carácter sanitario".

Acceso al empleo público

La organización sindical ha destacado también que la supresión de plazas "imposibilita que los trabajadores y trabajadoras de las comarcas afectadas puedan acceder al empleo público sanitario y a los concursos de traslados, a diferencia de lo que ocurre en los departamentos de salud gestionados directamente por la Conselleria de Sanidad o en las demás comunidades autónomas".

Por este motivo, CC.OO. pide a la Conselleria que adopte las medidas necesarias para que la gestión de la sanidad mediante empresas privadas "no afecte negativamente a los derechos del personal estatutario, ni a las condiciones laborales y retributivas del personal laboral".