Asma infantil (II)

Un niño aplicándose una medicación inhalada mediante cámara./
Un niño aplicándose una medicación inhalada mediante cámara.

En el artículo anterior abordamos la sintomatología y los factores desencadenantes del asma infantil que como dije es la enfermedad crónica más frecuentes en la infancia y adolescencia en los países industrializados.

El diagnóstico de esta enfermedad se sustenta en varios pilares, así, la historia clínica detallada especificando el número de crisis en las que aparezcan sibilancias, tos, síntomas nasales y coincidencia con posibles sustancias o situaciones desencadenantes con tabaquismo pasivo, pelo de animales, humedad, moho, infecciones víricas respiratorias o ejercicio físico y estrés. La exploración física detallada con especial atención a la auscultación pulmonar junto con la valoración de la existencia de eccema o dermatitis atópica, ojeras, conjuntivitis, piel seca y la presencia de un signo muy típico de los niños alérgicos que es el denominado saludo alérgico que lo efectúan al frotarse la nariz con la mano. Existen unas pruebas alérgicas como son la determinación de la IgE total y específica de muchos alimentos y alergenos inhalados que son las denominadas pruebas in vitro dichas pruebas tienen un alto valor predictivo negativo al excluir sensibilización alérgica en niños con sibilancias y son útiles como primera aproximación al diagnóstico o bien cuando no podemos hacer las pruebas in vivo mediante punción cutánea de alergenos tipificados, es una prueba barata y sencilla y su realización y valoración debe de ser realizada por personal entrenado ya que sus resultados se pueden modificar por la mayor o menor cantidad de alérgeno empleado y la mayor o menor punción en la piel para introducirlo. Es importante el resaltar que en los niños un test negativo no excluye de forma definitiva la posibilidad de alergia y un test positivo, en principio si que es concluyente de alergia a dicho producto o sustancia.

Otras pruebas que realizamos es la radiografía de tórax, la medición de óxido nítrico en aire exhalado (eNO) que es útil para identificar la intensidad de la inflamación, el recuento de eosinófilos en sangre periférica que suele estar aumentado, los test de provocación con alergenos inhalados que cada vez se utilizan menos y por último el estudio de la función pulmonar mediante el flujo espiratorio máximo que se puede emplear con confianza en los niños mayores de 6 años.

Una vez diagnosticado el asma es importante el plantear un tratamiento adecuado que consiste en las medidas de evitación del alérgeno causante del asma así lo evitaremos cuando existe una relación evidente entre su exposición y el inicio de la sintomatología, evitar el humo del tabaco, valorar las situaciones de estrés que lo puedan desencadenar, utilizar una dieta equilibrada evitando la obesidad y no desaconsejar el ejercicio físico aunque sea causante de ataque indicándoles que existe una medicación preventiva que deben de utilizar antes de cualquier competición.

El tratamiento farmacológico consiste en la aplicación de broncodilatadores inhalados de acción corta como el salbutamol y la terbutalina, asociados a bromuro de ipratropio en mayores de 2 años. Como tratamiento controlador regular podemos utilizar los corticoides inhalados, los antagonistas del receptor de los leucotrienios, los antagonistas de los receptores B2 de acción prolongada y el cromoglicato disódico. En la actualidad el alergólogo o el neumólogo infantil será el encargado de pautar la medicación más adecuada de forma crónica y para las crisis agudas. Por último es importante el resaltar la utilidad de la inmunoterapia o vacunación específica que consiste en la administración de dosis crecientes de alérgenos específicos durante periodos prolongados hasta alcanzar un nivel terapéutico que confiera protección contra los síntomas alérgenicos asociados a la exposición natural al alérgeno.

Por último es fundamental la educación sobre el asma a los niños y a sus padres o tutores ya que se considera una parte integral del tratamiento de esta enfermedad.

clinicagarciasala@ono.com

Fotos

Vídeos