El PSPV se despojará de "País Valencià" en su nombre para adaptarlo al Estatuto

La formación se llamará Partit Socialista de la Comunitat Valenciana después del congreso

MARINA GORDILLO| VALENCIA
Leire Pajín./
Leire Pajín.

Tras 13 años en la oposición en la Comunitat, el PSPV comienza a darse cuenta de que es necesario dar un giro importante en muchos aspectos. El congreso de los socialistas valencianos (26, 27 y 28 de septiembre) discutirá las líneas que les identificarán, al menos, de aquí a las próximas elecciones autonómicas y municipales, en 2011. Con ese objetivo, muchos de los pilares que sustentan al partido empiezan ya a moverse y, entre ellos, el del propio nombre de la formación.

La gestora que preside Joan Lerma se reunió ayer para conocer en líneas generales el contenido de la ponencia que marcará "qué y cómo" es el PSPV. La responsable del texto (también vicepresidenta de la dirección, Leire Pajín) y los coordinadores de los trabajos (Alfred Boix, Ángel Luna e Inmaculada Rodríguez-Piñero) explicaron las propuestas que los expertos y colaboradores consultados les han hecho llegar en cada una de las áreas.

Así, entre ellas se encuentra la de cambiar el nombre de la organización. Se trata de un debate que viene de lejos, ya que la denominación oficial (PSPV-PSOE) es fruto del proceso de formación del partido, que nació a partir de la convergencia de tres fuerzas distintas: el PSPV, el Partido Socialista Popular y el PSOE de Valencia

Sin embargo, ahora, esa nomenclatura ha quedado desfasada y no refleja con fidelidad la imagen que quieren transmitir los socialistas valencianos, ya que el debate sobre el nombre de la región quedó zanjado hace muchos años. El añadido de "País Valencià" lleva consigo, además, un matiz nacionalista que no se corresponde con el PSPV.

Por eso, aunque hace más de una década que se planteó por primera vez el cambio de denominación, no fue hasta hace un año (tal y como avanzó este diario en su momento) que la propuesta adquirió más fuerza, después del desastroso resultado obtenido en las elecciones autonómicas y municipales. El PSPV cayó a un estado del que sólo podía resurgir como el ave fénix, desde sus cenizas.

Fruto de esa aclamación popular, la gestora ha recogido en la ponencia una alternativa concreta al nombre de "Partit Socialista del País Valencià". Se trata, según distintas fuentes consultadas (conocedoras de la propuesta), de adaptar la denominación al Estatuto de Autonomía, que el propio PSPV apoyó con convencimiento de causa tanto en su primera aprobación como en la reciente reforma. El resultado será, pues, el de "Partit Socialista de la Comunitat Valenciana".

El nuevo Estatuto de Autonomía ratifica que ése es el nombre oficial del territorio valenciano y que, además, será en valenciano, a diferencia del término anterior (Comunidad Valenciana), que casi pecaba de aséptico.

Las fuentes consultadas consideraron que éste es el momento oportuno para afrontar este debate y para lograr que la propuesta de la gestora salga adelante. A pesar de que un sector del PSPV se mostrará previsiblemente en contra de perder esa terminología que históricamente ha aglutinado a la izquierda valenciana. No obstante, los defensores del cambio creen que es más importante ajustar el nombre a la realidad de la Comunitat para que sean más los ciudadanos que se identifiquen con la nueva denominación y, por ende, con el propio partido.

Además, cabe tener en cuenta que la denominación de "País Valencià", aunque simbólica, queda fuera de la legalidad al no ser la aceptada por el Estatuto.

El del cambio de nombre es el más claro ejemplo de la profunda renovación que acometerá el PSPV en su congreso de septiembre. Tal y como reconoció ayer la propia vicepresidenta de la gestora, y secretaria de Organización del PSOE, Leire Pajín, "cambio habrá"; ahora bien, el grado que alcance ese cambio "lo decidirán los militantes y delegados". Ellos son los que presentarán, discutirán y votarán las posibles enmiendas a la ponencia.

El documento, cuyo contenido se trasladó ayer a grandes rasgos a los miembros de la gestora, será remitido el martes a todas las agrupaciones locales del PSPV. A partir de ese día, los militantes tienen hasta principios de septiembre para estudiar el texto y plantear posibles cambios. En las asambleas que se celebrarán durante la primera quincena de septiembre, además de elegirse a los delegados, se dará curso a las enmiendas que se presenten.

Otro de los asuntos delicados que tendrá que concretar la ponencia es la nueva estructura organizativa del PSPV. El congreso federal del PSOE impuso la división provincial en aquellas regiones en las que todavía no se hubiera implantado, aunque en dicha obligación introdujo la salvedad, relativa a la federación valenciana, de que se podrían mantener las redes comarcales de forma complementaria.

Las actuales direcciones comarcales serán prácticamente sustituidas en sus funciones por las ejecutivas provinciales. La ponencia del PSPV, según se dio a conocer ayer, confirma que la estructura por comarcas servirá de mera coordinación interna y electoral, de enlace entre los niveles local y provincial.

Estos órganos estarán integrados por los alcaldes, portavoces municipales y secretarios generales locales de cada zona, de entre los cuales se elegirá al coordinador. Todos ellos tendrán como punto de encuentro un consejo territorial (es decir, a nivel regional). Se trata de uno de los puntos más conflictivos, ya que según a quién se pregunte, la propuesta de la gestora confirma la progresiva desaparición de las comarcas, o por el contrario, garantiza su pervivencia.

Fotos

Vídeos